La ‘propuesta’ de Gaviria

La ‘propuesta’ de Gaviria

Febrero 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Pedro Medellín

En sus propuestas, el expresidente Gaviria siempre se ha caracterizado por su sentido político y, sobre todo, el interés nacional que lo mueve. Incluso cuando se equivoca. En su más reciente salida, en la que propone “justicia transicional para todos”, ha puesto sobre el tapete quizá la más importante de las limitaciones que tiene la negociación en entre el Gobierno y las Farc: el desconocimiento sobre el modelo de justicia con el que se van a juzgar y castigar los delitos cometidos en el conflicto armado.´Gaviria afirma que “hasta ahora solo se ha hablado de justicia transicional para los integrantes de las guerrillas como para los miembros de la Fuerza Pública tanto por parte del Presidente de la República como de los negociadores. Tal decisión deja por fuera a los miles de miembros de la sociedad civil, empresarios, políticos, miembros de la rama judicial que de una u otra manera han sido también protagonistas de ese conflicto y que tienen muchas cuentas pendientes con la justicia colombiana”…. [Ante esta situación ha surgido]… “la necesidad de que la justicia transicional también cubra a los sectores no combatientes de las distintas ramas de la sociedad que de alguna manera fueron financiadores, auxiliadores o pactaron compromisos con grupos paramilitares o guerrilleros por beneficios electorales o por simple intimidación y con el fin de adelantar su tarea proselitista. Ellos no han tenido acceso a ninguna de las disposiciones de la ley de Justicia y Paz, creo que por imprevisión tanto del Ejecutivo como del Legislativo”.Aquí el expresidente Gaviria no sólo ha sido impreciso, sino injusto. Impreciso porque la justicia transicional (es decir esa justicia que se aplica para que los que están en guerra, abandonen las armas y vayan por el camino de la paz), no se aplica a todos ni a los que cometieron cualquier delito, ni de manera indiscriminada. E injusto porque ni el ejecutivo, ni el legislativo, han caído en la imprecisión de regular lo que no puede ser regulado. Me explico.La justicia transicional se estableció para combatir la impunidad de aquellos actos que trasgredieron los límites de la guerra. Porque, incluso la guerra, tiene limites. En la guerra no están permitidos, por ejemplo, los ataques a los acueductos, a las escuelas, a las ambulancias, no se puede utilizar los símbolos de la Cruz Roja para atacar al enemigo, ni tampoco se pueden cometer genocidios, masacres o asesinatos a personas que no son combatientes, ni mucho menos afectar su dignidad humana. Y por esa razón, no pueden ser indultados, ni perdonados, ni amnistiados. De manera que para las personas, civiles o militares que habiendo desempeñado funciones públicas o privadas, llegaron a promover, cometer o participar de delitos de lesa humanidad (como se le llaman a esos delitos) no pueden beneficiarse del perdón que la sociedad puede darle a aquellos que participaron de la guerra limpiamente.Me refiero, por ejemplo, a los que participaron del asalto a un banco, una toma de una base militar o el robo de unas armas para alimentar a la guerrilla, en el tráfico de narcóticos para comprar armas, o en un enfrentamiento armado en el que murieron varios guerrilleros o militares, estos delitos pueden ser perdonados. Se cometieron en el fragor de la guerra. Y fue entre combatientes. La justicia transicional está para impedir la impunidad de aquellos que se desbordaron con genocidios y masacres y delitos de lesa humanidad. Para ellos, ex Presidente Gaviria, solo para ellos es y puede ser la justicia transicional. Para nadie más.

VER COMENTARIOS
Columnistas