Elección crucial en la Uvalle

Octubre 19, 2015 - 12:00 a.m. Por: Pedro Medellín

En estos días de elecciones cruciales, la que se producirá el próximo viernes en la sesión del Consejo Superior para elegir al próximo rector de la Universidad del Valle, será una elección crucial en la medida que definirá los derroteros de la universidad para la próxima década. Dos razones justifican la preocupación.´Primero, la Universidad del Valle se ha ido rezagando en productividad académica y capacidad investigativa. Pese a tener una nómina de investigadores de lujo, que pueden competir con cualquier universidad en el mundo, los indicadores están mostrando que los avances de la están creciendo a un ritmo menor que las demás Universidades Públicas. Así por ejemplo, de acuerdo al Ranking U-Sapiens en la clasificación de universidades colombianas según indicadores de investigación la Universidad del Valle se encuentra en cuarto lugar (con 54,5 pts), detrás de las universidades Nacional (138,6), Antioquia (104,4) y Andes (61,8). Estos indicadores son el resultado de medir la producción en revistas indexadas en las que se publican resultados de investigación; el número de programas de maestrías o doctorados, en los que se forman y maduran investigadores; y el número de grupos de investigación registrados para el desarrollo de proyectos de investigación. Y si se mide por nivel de investigación, calidad docente y empleabilidad de los egresados, la situación de la Universidad del Valle era peor. En la última clasificación ocupa el séptimo lugar (con 53.8 puntos), detrás de los Andes (94,4), Nacional (82,7), Antioquia (72,7), Javeriana (72,7), Rosario (59,7), y la Sabana (57,3).Y segundo, es evidente que la deuda social de la Universidad con el desarrollo de la región se ha incrementado. El haber recibido en 2012 el Hospital Universitario del Valle, HUV, sin haber logrado sacarlo de la crisis económica e institucional en la que se encuentra, ha hecho que muchos sectores se pregunten si fue correcta la decisión de entregarle a la Universidad el manejo del HUV. Y pese a que estos críticos puedan tener razón sobre la inconveniencia de la decisión, lo cierto es que la situación que hoy muestra el HUV se constituye en el mejor argumento de esos críticos. Y no se trata solo de los $120 mil millones que le adeudan las EPS, sino también de no haber enfrentado debidamente de la exigencia de tener que salvar un hospital que había perdido sus niveles de complejidad, en donde radicaba precisamente su mayor ventaja. Cualquier otra cosa que se diga es accesoria.La próxima rectoría no sólo tiene el reto de impedir que el HUV sea intervenido por el Gobierno Nacional, sino por sobre todo tiene la obligación de conducir el proceso de rescate y recuperación del HUV para la ciudad y la región. Más que una labor de la facultad de salud, debe ser un compromiso de quien asuma el rectorado de la Universidad. Los convenios y las alianzas con el sector público y el empresariado, son un buen instrumento pero no el único. Además del plan de contingencia, se requiere un plan estratégico que asegure que el HUV sea un proyecto clave para reducir la deuda social que tiene con el desarrollo del departamento. La Universidad es la más importante unidad de producción y desarrollo que tienen la región y el país. Esperamos que el próximo rector tenga claro que para que sea mejor, necesita potenciar al máximo la investigación, la productividad académica y el compromiso con la sociedad. No hay duda de cuan crucial es la decisión que tiene en sus manos el Consejo Superior. Estaremos pendientes qué decide el viernes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad