El ‘San Iván de la justicia’

El ‘San Iván de la justicia’

Septiembre 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Pedro Medellín

‘El colombiano que puso contra las cuerdas al Presidente de Guatemala’, titulaba el diario El País de España, para dimensionar la gesta de un abogado antioqueño al frente de la Comisión Internacional de Lucha contra la Corrupción en ese país. Iván Velásquez, es el nombre de ese abogado que ha destapado unas redes de corrupción en las aduanas y en el Instituto de Seguridad Social, que primero han obligado a renunciar a la vicepresidenta, Roxana Baldetti, y luego al presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina. “Las investigaciones de Velásquez no le dejaron más salidas”, dice El País. La seriedad y contundencia del trabajo de Velásquez le ha significado el respeto en ese país. Gerson Sotomayor, analista del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales, afirma que “El comisionado (Velásquez) ha venido a impulsar casos que nadie más hubiera podido. Es muy difícil dar seguimiento a los delitos de cuello blanco, a la corrupción dentro del Estado, pero él lo pudo hacer porque no tiene ataduras que condicionen su actuar en este país, debido a que él no es de acᔠ(http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/03/actualidad/1441300861_255933.html).Pero lo que Sotomayor no sabe es que también en Colombia, Velásquez impulsó procesos que muy pocos hubieran podido. Junto con Augusto Ibáñez, ese otro penalista de lujo que tenemos, puso contra las cuerdas al presidente Álvaro Uribe Vélez, por las investigacio-nes por parapolítica. Sólo que en Colombia, el acoso presidencial, en el que el propio Uribe participó, con la ayuda de algunos medios de comunicación, trataron de desvirtuar las investigaciones y desprestigiar al jurista. Un excelente escrito de Martha Ruiz detalla ese acoso presidencial y las persecuciones criminales de que fue objeto Velásquez por esas investigaciones, incluido un complot en el que tuvo participación la Presidencia de la República y otros dos intentos, en los que se le acusaba de tratar de sobornar a testigos para vincular a Uribe en actividades ilegales de los paras. “El costo de todo el complot fue que se creó un largo y duro enfrentamiento entre la Corte y Álvaro Uribe que desembocaría en una verdadera persecución a los magistrados, por la que fue condenada en 2015 la directora del DAS, y el secretario de la Casa de Nariño, Bernardo Moreno, afirma Ruiz (http://www.verdadabierta.com/victimas-seccion/los-resistentes/668-especial-la-vida-por-justicia/5797-el-gran-complot). Incluso, en confesiones de paramilitares se reveló que hubo planes para asesinar a Velásquez (http://www.semana.com/nacion/articulo/la-confesion-olvidada-de-don-berna/419533-3).Tampoco sabe Sotomayor que, una vez que Augusto Ibáñez termina su periodo como presidente de la Corte Suprema y renuncia, Velásquez fue sorpresivamente relevado de su cargo de coordinador de una Comisión de investigación sobre parapolítica, conduciendo el trabajo de ocho magistrados auxiliares que dependían solo de la Sala Penal. Varias semanas después de la salida de Ibáñez, Velásquez fue notificado de su salida del cargo, cuando se encontraba en un curso con fiscales auxiliares.Ahora, al frente de la Comisión Internacional de Lucha contra la Corrupción en Guatemala, Velásquez no ha hecho otra cosa que lo de siempre: cumplir con sus labores dentro de la más rigurosa ética. Un rigor que le ha significado que en ese país lo consideren como un superhéroe, un valiente que no teme a los poderosos. Un 'San Iván de la Justicia', como han comenzado a llamarlo en las redes sociales. Un jurista que hoy llena de orgullo a los colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas