Tiempo para perder el tiempo

Tiempo para perder el tiempo

Julio 24, 2011 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Como dice el pintor Édgar Barvo, “hay que desocupar la agenda, tener tiempo para perder el tiempo”: caminar, mirar el atardecer, leer, charlar con los amigos, conversar consigo mismo, vivir, en fin, disponer de tiempo para darnos cuenta, como cantaba el gran filósofo John Lenon, que “la vida es lo que nos sucede mientras estamos ocupados haciendo otros planes (life is what happens to you while you are busy making other plans)”.A eso, perder el tiempo, me dediqué este mes, que se convirtió en unos de los más iluminantes de mi vida: siete días a pie, sola, por pueblos, bosques y caminos solitarios, desde Tui, en España, al borde de Portugal, hasta la Catedral de Santiago de Compostela, donde reposan los restos del apóstol, me permitieron entenderme y quererme más y, espero, entender y querer más a los míos. Y ocho días en París, viviendo en un estudio de 18 metros, renovaron el embrujo que en mí ejerce esa ciudad, como les ocurre a quienes, en el fondo, no somos sino soñadores que sucumbimos ante el encanto de la vida simple, del buen gusto, del buen cine, de la buena mesa y de la buena música. Eso les sucedió al empresario Nicanor Restrepo y a su esposa Clara quienes, en estos 8 años, mientras ella hacía cursos y aplanchaba, él aspiraba el apartamento de 50 metros, lavaba, cocinaba e iba de morral a la universidad, hasta terminar un máster en sociología, un doctorado y un post doctorado. Ahora regresan a Medellín, él con el ánimo de leer, escribir literatura (su pasión) y dictar clases en la Universidad Nacional, y ella como abuela que se prometió no cambiar sus tenis por los vestidos de señora y no olvidarse de la vida simple.Fueron precisamente ellos quienes me insistieron en que viera la nueva película de Woody Allen, ‘Paris by Night’, esa en la que la Primera Dama de Francia, Carla Bruni, hace un papel secundario de guía turística. “La hemos visto dos veces”, dijo Nicanor. Pensaba hacerlo en Colombia para aprovechar el poco tiempo en conocer esas joyas del cine que se presentan en la Ciudad Luz y que, aquí, poco llegan, como la cinta ‘Une Separation’, del director iraní Asghar Farhadi, que ganó el Oso de Oro en el último Festival de Berlín. Es una espléndida película sobre un conflicto matrimonial generado por las crisis que en los seres humanos y en las sociedades generan los esquemas rígidos e inamovibles, las verdades absolutas y, por ello, absurdas, en lo religioso, lo ético y lo cultural. Es una cinta que tendríamos que poder ver aquí, entre otras razones para que todos los que participan en el conflicto armado, o tienen un conflicto personal, entiendan que cada cual, desde su punto de vista, tiene la razón.Pues bien, ‘Paris by Night’, es un divertido film sobre un escritor norteamericano que va de vacaciones con su prometida y suegros y, mientras ellos hacen el viaje turístico tradicional, él sucumbe ante la magia de la ciudad, se queda en ella para siempre y rompe su compromiso nupcial. Es lo que le sucedió a la primera esposa de Plinio Mendoza, la escritora barranquillera Marvel Moreno, q.e.p.d, quien apenas vio la Ciudad Luz le dijo a su marido: “Plinio, yo a Barranquilla no vuelvo, me quedo en París y ¡tú verás qué haces!”. Y así fue: en París murió. Las diferencias con la película son que Plinio se mudó a París y que esta historia se la inventó Woody Allen. ¿O será que él se la contó?

VER COMENTARIOS
Columnistas