¡Te jodieron muerte!

Febrero 01, 2015 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

“Te jodieron muerte”, coreaba el público al finalizar la danza del Garabato del carnaval de Barranquilla, luego de ver desfilar a ritmo de tambores al descabezado y a la muerte vestida de esqueleto, y a Drácula y al Torito, y a las marimondas del Barrio de Abajo, y a María Moñitos y al encapuchado. Sí, indudablemente, aquí en Barranquilla, donde la gente es la más feliz del mundo según las encuestas, te jodieron muerte, como dijo Eduardo Posada Carbó en su bello discurso inaugural del Carnaval de Las Artes que, para fortuna de esta ciudad alegre, Heriberto Fiorillo viene inventándose desde hace nueve años.Por eso, aquí, las viudas disfrazadas de luto riguroso, al terminar las jornadas carnestoléndicas, a ritmo de cumbia le gritan a los Joselitos que supuestamente van entre los ataúdes, llevados por las calles al hombro de los afligidos carnavaleros, “Ay José, por qué te fuiste”, “Ay José, regresa pronto”. Es decir, que Joselito, el símbolo del Carnaval, nunca muere y siempre vuelve, como siempre, al llegar a Barranquilla, ¡vuelve la vida!Para entender ese concepto basta pensar en el origen de la Batalla de Flores, el gran desfile de carrozas y comparsas compuestas por personas de todos los estratos y edades, desde los tres a los noventa años que, siempre en sábado, inauguran el carnaval disfrazados y desfilando la tarde entera a ritmo de tambores: la leyenda cuenta que la primera Batalla de Flores se dio hace más de un siglo, después de terminada la Guerra de los Mil Días, cuando el General Heriberto Vengoechea, a quien le decían el General Carajo, decidió que a la guerra entre hermanos había que derrotarla con una batalla final: la Batalla de Flores, en la que, en lugar de balas, se lanzaban flores.¡Esa es Barranquilla!¡Y por eso el Carnaval es cosa seria!, como dice Eduardo Posada Carbó.Y por eso, también, es muy serio el Carnaval de las Artes, que ocurre en vísperas del gran Carnaval, casi siempre en coincidencia con el Hay Festival de Cartagena, pero con una diferencia, como dice el propio Fiorillo: “¡la nuestra es una fiesta popular, la de ellos es un acto de organización. La nuestra es una fiesta de Barranquilla para los barranquilleros y para los cachacos y todos los que vienen, que aquí se vuelven un barranquillero más!”Y entre esos nuevos barranquilleros han estado entre otros, por ejemplo, en este Carnaval de las Artes, los escritores Juan Gabriel Vásquez, Mayra Montero, Dasso Saldívar, biógrafo de Gabo y Guillermo Ángulo, su amigo fotógrafo, quienes contaron anécdotas de su vida; la Orquesta de Pacho Galán que le rindió homenaje al merecumbé Cosita Linda en sus 60 años de creado; Jorge Drexler, el famoso canta-autor uruguayo ganador del Premio Óscar a la mejor banda sonora; Abelardo Carbonó con su popular champeta; el Grupo Bahía con su mágico sonido del Pacífico colombiano; Conchita Airoldi, la productora de cine colombo-italiana, que presentó ‘Pasolini’, la controvertida película del director estadounidense Abel Ferrara, sobre las últimas horas de ese genio italiano de cine; Juan Gossaín, en diálogo con las hijas de José Barros y con Adolfo Barros, interpretando canciones del maestro (La Piragua, Las Pilanderas, Momposina); Poncho y Emiliano Zuleta cantando sus vallenatos y charlando con Oscar Montes; y Andy Montañéz, el legendario vocalista del Gran Combo de Puerto Rico, en diálogo con Roberto Pombo, cerrando el Carnaval de las Artes en una mezcla de anécdotas, canciones y tambores que llevan a celebrar la vida.¿Qué más se puede pedir?¡Un aplauso para Heriberto Fiorillo!

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad