Si yo fuera Santos…

Si yo fuera Santos…

Febrero 02, 2014 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Si yo fuera Santos y tuviera que escoger candidato a la Vicepresidencia, no le daría muchas vueltas al asunto: me inclinaría por quien tuviera mayores posibilidades de garantizarme la reelección en primera vuelta y compensara mis puntos débiles o disimulara mis lados flacos.El debate se puso al rojo esta semana cuando el general Óscar Naranjo, uno de los mejores oficiales que ha tenido la Policía, un mago en el manejo de la información de inteligencia, quien diseñó muchas de las estrategias para dar con los delincuentes más temidos, un hombre inteligente ahora contagiado con el virus de la política, dijo que si Santos le ofrecía la Vicepresidencia, él la aceptaría gustoso, pero que si decidía que se concentrara en los asuntos de la paz, también estaría dispuesto a hacerlo. Es decir, el General dejó claro que él, quien cuenta con una imagen favorable superior al 70%, está muerto de ganas de ser vicepresidente.Su declaración alborotó el avispero, pues volaron a apoyarlo los enemigos del otro candidato para ese cargo, el exministro del Interior y de Vivienda Germán Vargas Lleras, quien también tiene una imagen muy favorable, posee varios enemigos o rivales entre la dirigencia política, pero es un político de garra y experiencia, con carácter y fama de ser eficiente y de ejecutar las obras que promete. Además, no les teme a los encuentros con las multitudes y disfruta de los sancochos, las lechonas y el aguardiente saboreados en compañía de sus seguidores.O sea que Vargas Lleras tiene justamente lo que le falta a Santos: garra política, capacidad para ponerse bravo y demostrar que lo está, e imagen de buen ejecutor.De modo que, así las cosas, cuando todavía una tercera parte del electorado no sabe por quién va a votar o si va a hacerlo, y dado que al gobierno se le critica su falta de ejecución, pero se le reconoce su labor positiva en materia de vivienda para los más pobres, desarrollada por Vargas Lleras, si yo fuera Santos, no lo dudaría: elegiría a Vargas Lleras como candidato a la Vicepresidencia, haría hasta lo imposible por consolar y dejar satisfecho con otra posición al general Naranjo (por cierto muy amigo de ese opositor acérrimo de Santos que es el expresidente Uribe), calmaría como mejor pudiera la marea del descontento que con la elección de Vargas Lleras se suscitaría entre los Benedettis y los Gaviria, y me la jugaría con él como fórmula vicepresidencial.Así, muy seguramente, el binomio Santos-Vargas Lleras ganaría en primera vuelta y, de paso, el Presidente garantizaría que Uribe no se le metiera al rancho a través de un vicepresidente amigo suyo, como lo sería Naranjo, y como también lo ha sido Angelino Garzón, con la diferencia de que, entre Uribe y Garzón, existe un abismo ideológico, pero entre Uribe y Naranjo no.(Es que me dicen mis fuentes que a pesar de que fueron cercanos, la enemistad que surgió después entre Uribe y Vargas Lleras es irremediable…)***El mejor espectáculo del Hay Festival: la presentación de las intérpretes y compositoras Maía, Natalia Bedoya y María Mulata, en charla con la escritora Laura Restrepo y con Fernando Gaitán, ese gran libretista y autor de Betty La Fea y Gaviota: con las voces poderosas de ellas, la guitarra espléndida de D’Artagnan y las observaciones inteligentes de ambos, se pasearon por las notas y la historia de las creaciones musicales de las mujeres de Latinoamérica. ¡Bravo!

VER COMENTARIOS
Columnistas