Procurador, ¡por Piedad!

Octubre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

¿Después de la severa sanción del Procurador contra la senadora Piedad Córdoba, quién va a querer mediar para que liberen secuestrados, o ser facilitador para buscar que un grupo armado se acoja a la paz?El Procurador no podía olvidar que quien le pidió a la Senadora que intercediera ante las Farc fue el propio presidente Álvaro Uribe. Y tampoco podía pretender que quien asumiera esa tarea tratara a los insurgentes de asesinos y terroristas porque, si así hubiera sido, su labor habría abortado antes de nacer. Un mediador tiene que ganarse no sólo el respeto sino la confianza de sus contertulios. De lo contrario, simplemente, ellos no se sientan a conversar con él.Ya imagino la ira de tantos lectores que detestan a la Senadora al leer este comentario. ¡Sólo les pido que piensen qué opinarían de la sanción contra Piedad, si ellos hubieran tenido un familiar secuestrado y ella hubiera conseguido su regreso a la libertad!Las sociedades necesitan contar con personas que piensen distinto y que sean capaces de arriesgar su carrera y su prestigio por ayudar a otros, como lo hizo ella. Toda mi solidaridad está con Piedad.***Como para Ripley: ¡Inverosímil ver a un Presidente golpeado y agredido por su propia Policía! Por fortuna, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, logró superar con éxito el motín policial. Sin embargo, no le va a quedar fácil gobernar a su país teniendo la Policía, y probablemente a una parte del Ejército, en su contra.A propósito de esa crisis, hay que destacar el nuevo rol de Colombia en el continente: inmediatamente después de que Correa fue secuestrado, el presidente Santos asumió una posición de liderazgo latinoamericano; se desplazó a Buenos Aires; hizo causa común con sus colegas de Unasur; ordenó, con el Presidente de Perú, el cierre de las fronteras con Ecuador en solidaridad con Correa; y se olvidó de su antigua pelea con su colega ecuatoriano porque, ante todo, había que preservar la democracia ecuatoriana y, de paso, dar un salto adelante en la normalización de nuestras relaciones con el vecino.¡Qué maravilla estar viviendo este recreo de la camorra permanente a la que nos tenía acostumbrados Uribe! Ojalá con el regreso del ex Presidente a la política activa, Santos no se contagie de su lenguaje agresivo y generador de toda clase de conflictos. Ojalá el innecesario epíteto de “seudointelectuales” con que bautizó a los académicos que protestaron por la presencia de Uribe como profesor de la universidad de Georgetown, haya sido tan sólo una salida en falso del presidente Santos . Ojalá no adquiera el hábito de comprar las peleas de su antecesor para mantener amarrado el tigre del ex presidente Uribe, de modo que éste no se empeñe en atravesarle a sus principales proyectos (nada menos que las leyes de víctimas y de tierras) la antigua aplanadora uribista. ¡Ojalá el presidente Santos tenga la astucia y la habilidad política de transformar esas mayorías en la nueva aplanadora santista!***¡Qué película! ¡Bellísima la nueva película Mother and Child del director colombo-mexicano Rodrigo García! Enmarcada en una estructura perfecta de tres historias paralelas (la de una hija adoptada, la de su madre biológica y la de la madre adoptiva de su nieta), es un agudo retrato de los recónditos intersticios de la siquis femenina. Llena de dureza pero, al mismo tiempo, de ternura, es una película que usted no puede perderse.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad