Obama, ¡qué desilusión!

Obama, ¡qué desilusión!

Noviembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, cumplió un año de haber sido reelecto. Se suponía que en el segundo período tenía vía libre para actuar según su ideología, sin las limitaciones que le generaba su expectativa de reelegirse.Pero luego de cinco años como Presidente, todo sigue igual y sus principales promesas continúan sin cumplirse: la cárcel de Guantánamo, enclavada en territorio cubano, se mantiene abierta; la reforma migratoria aún no se ha aprobado; las esperanzas de paz entre Israel y Palestina se esfuman; y su posición antimilitarista se ha transformado hasta el punto de que si no es por la actuación inteligente de Putin, acompañada por las protestas del papa Francisco, se hubiera embarcado en una sangrienta e ineficaz invasión a Siria.Sin embargo, la desilusión no se limita a sus promesas incumplidas sino a que, durante su mandato, Estados Unidos ha llevado hasta extremos que lo tienen en graves problemas con sus aliados, su perfil de Estado policivo que no respeta los más elementales derechos a la privacidad de sus amigos. Según el semanario alemán Der Spiegel, les tenía interferidos los teléfonos a 35 líderes del mundo, comenzando por sus principales aliados: los primeros mandatarios de Francia, Alemania y España, además de los de México y Brasil, y hasta el del Papa, ¡lo que es inversosímil!Pero el asunto no para ahí: el presidente francés, Francois Hollande, protestó porque Estados Unidos había espiado las comunicaciones de millones de franceses; y el español Mariano Rajoy citó al Embajador gringo en su país para pedirle explicaciones de por qué su gobierno espiaba a sus aliados (el diario español El Mundo publicó que Estados Unidos interceptó en solo seis meses 60 millones de llamadas en España, y en un día capturó 3,5 millones de comunicaciones telefónicas. Y en Italia interceptaba 46 millones de llamadas al mes).Incluso la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, suspendió su encuentro oficial con Obama en Washington para protestar por el fisgoneo norteamericano a sus comunicaciones. Y la alemana Angela Merkel, que está indignada, llamó al Presidente de Estados Unidos para pedirle garantías de que las operaciones de espionaje en su contra hubieran cesado.Pero las cosas pueden ir más allá. Ya el Ministro del Interior de Alemania declaró que su país se encuentra “esencialmente dispuesto” a escuchar lo que sobre el espionaje estadounidense tenga que revelar Edward Snowden, el exanalista de la CIA que se le volvió a Obama su principal enemigo, pues contó que los servicios secretos norteamericanos registraban las llamadas y las comunicaciones por internet de millones de usuarios de Yahoo, Google, Facebook, etc., y de la operadora telefónica Verizon.¡Cómo será lo que Snowden sabe, que Obama se ha opuesto a que le den asilo todos los países del mundo. Pero Putin, quien ya es considerado el líder más poderoso, no le obedeció.Ahora Snowden dice desde Rusia que está dispuesto a contarle todo a Alemania, a cambio de que le garantice su asilo (¡Obviamente es más grato vivir en Berlín que en Moscú!).El orgullo alemán está enardecido. Veremos en qué para esta novela. En todo caso, la última gran promesa de Obama, (“para los Estados Unidos de América, lo mejor está por venir”), hecha el día de su reelección, quedó en veremos…¡Qué desilsuión!

VER COMENTARIOS
Columnistas