Macondo

Macondo

Noviembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

El tema de Uribe, por fortuna para los columnistas mas no para el país, parece inagotable pues él, en lugar de emprender una terapia sicológica intensiva para controlar su libido imperandi, no se resigna a no ser el centro de las atracciones, vive pegado al twitter difundiendo bobadas y ahora genera un escándalo internacional que amenaza con devolvérsele cual bumerán.Seguro el ex presidente jamás imaginó la reacción que se produciría al patrocinar el asilo en Panamá (como lo sugieren su gran amistad con el Presidente Martinelli y el imprudente comunicado apoyándolo), de la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado, tal vez la única testigo que podría contar lo que parece obvio, es decir, que las órdenes de espiar a los magistrados de la Corte que investigaban la parapolítica, así como a periodistas y opinadores opuestos a su gobierno, y la de emprender una campaña de desprestigio contra ellos, provenía directamente de él, entre otras razones, porque por lo menos en cuanto a esa campaña se refiere, era Uribe, en persona, quien la encabezaba (ver en archivo sus insultos y acusaciones temerarias contra sus opositores).¡Quién hubiera imaginado que el gran amigo de Uribe, el Procurador Ordóñez, reaccionaría ante su declaración, calificándola de “descomedida, ligera e irresponsable”, que “le presta un flaco servicio al Estado” y que le exige “que guarde la compostura propia de un ex presidente de la República. No utilice indebidamente, -agrega Ordóñez-, su calidad de ex mandatario para cuestionar sin fundamento la labor comprometida de la Procuraduría General de la Nación en la persecución contra la corrupción.”¡Y quién hubiera soñado con que María Ángela Holguín, su ex niña consentida, embajadora en Venezzuela y la OEA hoy Canciller de su antiguo Ministro de Defensa, el Presidente Juan Manuel Santos, les dijera a otros cancilleres de la región, por solicitud del propio Santos, según Caracol Radio, que “Colombia no recibiría bien que le otorgaran asilo o protección a ex funcionarios del gobierno Uribe que están siendo investigados por delitos comunes por la justicia colombiana”.¡Y quién hubiera previsto que, comenzando su gobierno, Santos, con su diplomático e inteligente modito de echarle en público todas las flores posibles a su antiguo jefe (hasta el punto de compararlo con Bolívar (!!!)), pero de gobernar como a él le parece, hubiera tenido que defender ante el mundo la institucionalidad colombiana y hubiera declarado que “nadie (el ex presidente Uribe, nada menos) puede sostener ante un tercer país que aquí no hay garantías suficientes para ser juzgado debidamente!.”Y tampoco era probable pensar que en Panamá podría generarse semejante ola anti Uribe y tal reacción contra la concesión del asilo a la señora Hurtado, hasta el punto de que para salir del lío ese país esté considerando extraditarla si Colombia se lo solicita. Es que ese asilo no tiene pies ni cabeza, pues esa figura está reservada sólo para los delitos y perseguidos políticos y, por una parte, Hurtado está acusada de cometer delitos típicamente comunes y, por otra, nadie puede imaginar que el gobierno de Santos, fundador del partido de la U (de Uribe) y ex ministro estrella suyo, persiga a sus compañeros del anterior gobierno.Sí, definitivamente seguimos en Macondo…

VER COMENTARIOS
Columnistas