La hora de la verdad

Mayo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Llegó la hora de tomar el futuro del país en serio y de pensar como padres y madres que queremos dejarles a nuestros hijos no una Colombia sembrada de cadáveres, sino una nación próspera, amable y vivible: en la primera vuelta del 25 de mayo sólo tenemos dos opciones: o elegimos la paz y nos inclinamos por Santos, Peñalosa y Clara López, y de pronto hasta por Martha Lucía Ramírez, u optamos por la guerra y votamos por Óscar Iván Zuluaga.Pero como el ambiente está tan peligrosamente cargado de odio y se ha polarizado tanto la opinión entre las dos posiciones, sólo van quedando sobre el tapete los nombres de los representantes de los dos polos: Santos y Zuluaga. Y los demás candidatos se han ido desdibujando… Y como Santos parece estancado y Zuluaga va en ascenso, las posibilidades de que éste pase a segunda vuelta y gane, son altas. ¡Y esa sería una tragedia para esta Colombia que nunca antes había estado tan cerca de alcanzar la paz, después de llevar 50 años de guerra, de secuestrados, de asesinados, de torturados, de desaparecidos y de soldados, policías y guerrilleros muertos en combate… ¡Ese sería un final de pesadilla para un sueño que está al alcance de la mano!Por ese motivo, invito a todos aquellos demócratas de Colombia, de centro, de izquierda, o de derecha, que deseando la paz se niegan, por la razón que sea, a votar por Santos, a que voten por Enrique Peñalosa, un demócrata de centro, partidario de la paz, que no está contaminado con la politiquería, y que si pasa a la segunda vuelta, tendría opción de triunfar.Así sólo quedarían dos candidatos con estilos y círculos distintos, Santos y Peñalosa, pero habría una sola opción: la de la garantía de que se continuaría en la búsqueda de la paz, que probablemente se firmaría a más tardar en un año.¡Así no habría riesgo de hecatombe!Por ello les imploro, ¡por Dios!, que en la primera vuelta votemos por el candidato distinto de Zuluaga que tenga las mayores posibilidades de triunfar… Y ese es Peñalosa.Ya, después, en las elecciones del 15 de Junio, decidiríamos por cuál de los dos -Santos o Peñalosa-, nos inclinarímos. Pero así, con cualquiera que resulte elegido, habríamos asegurado un futuro de paz y de progreso para esta maltratada Colombia nuestra…Sí, nos llegó la hora de tomar la gran decisión… ¡No nos equivoquemos!* * *¡Esta semana de escándalos y guerra sucia demuestra hasta dónde podríamos llegar!¡Qué peligrosa siquis la del señor Sepúlveda, hoy preso, pero antes encargado de manejar las redes sociales del candidato Zuluaga. Se dedicaba a espiar el proceso de paz para dañarlo, a vender la información que conseguía de modo fraudulento, y a divulgar en su twitter personal su fascinación con la muerte, su apología del asesinato y su admiración por Uribe!¡Y qué falta de modales la del exministro y columnista de El Tiempo, Fernando Londoño, al referirse al Presidente como un truhan (Juan Manuel Santos tiene muchos defectos pero es, personalmente, honesto, y nadie sensato puede calificarlo de truhan). Y qué y deslealtad la suya al atentar contra el buen nombre de su hermano Enrique Santos quien, como director, le abrió las páginas del periódico. ¡Uno no trabaja en un sitio que considere dirigido por una familia de truhanes, doctor Londoño!: es asunto de simple dignidad…

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad