La encuesta de Cuba

Abril 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

No le fue tan mal al gobierno cubano en la encuesta clandestina, pero al parecer hecha con rigor científico por la empresa Miami Bendixen & Amandi International, realizada mediante 1.200 entrevistas cara a cara llevadas a cabo en toda la isla entre el 6 y el 16 de marzo, la cual tiene un margen de error al rededor del 2,8%.Según la novedosa encuesta, el 47% de los cubanos tiene una imagen positiva de Raúl Castro y solo el 44% la tiene de Fidel.Si se piensa en que los hermanos Castro llevan 62 años en el poder, y se compara su popularidad con las de Santos y Obama, el asunto no les salió nada mal: en una encuesta contratada por la revista Semana en septiembre pasado, Santos tenía una imagen positiva de sólo 40%. Y en la última del Centro Nacional de Consultoría, su popularidad resultó del orden del 54%. Y en un sondeo hecho en diciembre, en el que a Obama le fue muy bien, aparecía con una imagen positiva del 48%. De modo que si luego de 62 años de desgaste, los Castro muestran un popularidad similar, eso es nada menos que un milagro político.Por otra parte, la encuesta arroja otros resultados interesantes que, a quienes conocemos ese país, no nos parecen descabellados: por ejemplo, dice que sólo 32% de los cubanos tiene una imagen positiva del Partido Comunista y que el 52% cree que debe haber más partidos. Es muy probable que eso sea así en un lugar donde la burocracia paquidérmica se ha hecho sentir durante décadas.Y añade que el 62% de los cubanos están contentos con el sistema educativo y 72% con el de salud, mientras que dice que sólo el 19% de la población está satisfecha con el sistema económico existente, y que el 34% de los cubanos vive de las remesas que les mandan las familias, en su mayoría de Estados Unidos.Esa, la dificultad para resolver los pequeños problemas del vivir diario, que se agravan inmensamente por el bloqueo económico de los Estados Unidos a Cuba, debe ser la razón por la cual el 96% de los cubanos rechaza el bloqueo y 55% de ellos dice que se quiere ir del país.Sin embargo, el 73% de los cubanos se muestra optimista con respecto al futuro, el 97% piensa que las relaciones con Estados Unidos serán buenas para Cuba, y el 64% cree que esas relaciones traerán cambios económicos. Pero únicamente el 34% cree que traerán cambios políticos. De los resultados del sondeo debe preocupar al gobierno cubano que la mayoría de los que quieran irse y de los descontentos, sean los jóvenes. Ello significa que debe realizar un enorme esfuerzo para conectarse con la juventud y escuchar sus anhelos y necesidades.No obstante, si se consideran las que los cubanos dijeron que eran sus necesidades más sentidas (una mejor economía 48%; una mejor calidad de vida 24%; y un sistema político abierto 24%), no tendrían que alarmarse demasiado sino, más bien, seguir trabajando intensamente en la dirección que han adoptado de abrir la economía y crear para la población oportunidades de ingresos y de trabajo distintas de las limitadas que proporciona el Estado mismo.Así, pues, el apretón de manos de ayer entre Barack Obama y Raúl Castro, unido al panorama que da la encuesta, sólo brinda buenos augurios, hasta el punto de que puede decirse que, probablemente, en pocos años, Cuba evolucione hacia una especie de social democracia avanzada, donde la gente viva con menos dificultades, pero donde seguramente se conserve ese valor de la solidaridad que la Revolución ha sembrado de manera tan profunda en su gente.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad