Hoy cedo mi voz

Hoy cedo mi voz

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Porque se lo merece, y porque el orgullo de madre no me deja lugar por estos días para ocuparme de otros temas, hoy le cedo mi voz a mi hija María Gómez Lara, quien el jueves recibió en Madrid el Premio Loewe de Poesía a la creación joven por su libro Contratono, presentado en ceremonia de gala por el espléndido poeta español Antonio Lucas.El premio -con mayúscula- le fue entregado por el escritor Jorge Edwards a Oscar Hahn, gran poeta chileno de 76 años.El Loewe conserva tanto prestigio, porque durante sus 27 años de existencia ha logrado mantener un jurado conformado por los mejores poetas españoles.Enseguida transcribo dos de los poemas leídos por María Gómez Lara el jueves durante la ceremonia de entrega y el cocktail que esa noche ofrecieron en su honor los Embajadores de Colombia en Madrid, Fernando Carrillo y Diana Serpa, su Mujer Maravilla. Emily DickinsonNací el mismo día que Emily Dickinsoncasi dos siglos despuésy las cosas han cambiado un pocodesde entoncesNo tuvesu entereza ante el dolorni su oído sutil para las revelacionesVivo en un edificio altodonde no llegan los pájarossólo un ruido de sirenasque no cantaEs una ciudad inmensaaquí todos somos Nadiepero no hemos aprendidoa guardar el secreto:Al caminar regamosnuestra nada en las esquinasNací con la piel oscuraen un país del trópicoy vine a buscarla a este estruendotan lejano de su vozque se enredaba en las praderasLa imagino callando en los ladrillosveo sus manuscritos de letras apretadascomo ramas de tinta negraque se quiebranen cualquier envolturaen la lista de mercadoy se enlazan otra vezpara inventar el mundo.Nací un diez de diciembre como ellay no traje ese silencioSin embargogracias al conjurode repetir sus versosmientras cambian los semáforosestoy a flotetodavía.KachkaniraqmiVocablo quechua: cuando un individuo quiere expresar que, a pesar de todo, aún es, que existe todavía con todas las posibilidades de su reintegración y crecimiento Estar aquía pesar de todoy no es aquí siquiera ni es estar.Serbajo las ruinassin dónde sin por qué sin paraqué.Seguir sobreviviendoy hasta cuándoquedarme resistir quedarme por quedarmepor ya no correrno morir no todavíaun día una hora un año mássólonoahorao morir tal vezaún sin rendirmemorir con los ojos abiertoscon la piel alertacon las manos apretadasmorir para salvarmemorir y estar aquí.

VER COMENTARIOS
Columnistas