¡Extraditemos a los abogados!

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Para estos días santos propongo un tema de meditación: ¿Cómo sería este país si a los procuradores, magistrados, fiscales, jueces y abogados los enviáramos a una isla paradisíaca a vivir como reyes durante el resto de sus días, con tal de que no se inventaran una norma, ni un inciso, ni una sentencia más? ¿Cómo sería Colombia si fueran ingenieros, o empresarios, o mejor aún, amas de casa, quienes en lugar de los leguleyos diseñaran las poquitas normas que nos rigieran? Inglaterra no tiene constitución y funciona divinamente. La Carta Magna de Estados Unidos consta de dos o tres páginas, establece principios y pare de contar. Pero aquí hay normas para todo, y contranormas e interpretaciones y contrainterpretaciones, e instancias menores y mayores que legislan y derogan y vuelven a poner, y procuradores que destituyen, y tutelas que restituyen, y consejeros que quitan y desquitan, y el país se mantiene paralizado entre una montaña de requisitos que hay que llenar y de sellos que hay que estampar.Y no hablo sólo del caso de la capital inestable y oscilante entre que si su alcalde es este o aquel; o de Medellín cuyo uno de sus mejores burgomaestres fue destituido cuando ya había dejado de serlo, y restituido ahora; sino que me refiero a que somos prisioneros de una mentalidad santanderista que vuelve muy difícil el progreso del país, de las empresas y de las personas. Ejemplos:1. La construcción de infraestructura marcha a paso de morrocoy porque es virtualmente imposible llenar los requisitos de las licencias ambientales. Y como dijo Carlos Caballero Argáez en una reciente columna, es un calvario completar los requerimientos de una licitación con el Estado. ¡Pero peor es ganársela!2. Hace tres meses contraté en la finca a un campesino de la Calera. Él está afiliado a Cafesalud. Su esposa tiene ocho meses y medio de embarazo. Y no obstante nuestra insistencia, no se ha logrado que le cambien el domicilio. La mujer ha tenido que viajar cuatro horas para hacerse los controles. Siempre Cafesalud ha respondido que ese trámite toma tiempo. ¿Será este mayor que el que le falta a ella para parir?3. Sasaima es un municipio avícola y porcícola. Pero posiblemente haya que cerrar esas empresas que emplean a gran parte de la población, porque hay andando una investigación de la Procuraduría en virtud de que una dama se quejó porque le molestaba el gallinero del vecino.4. Hace seis meses trato de finiquitar la venta de una pequeña casa a mi amigo inquilino. Ambos estamos de acuerdo en los términos del negocio. Pero el departamento jurídico del banco prestamista, o el notario de aquí, o el de allá, siempre han encontrado un nuevo trámite por hacer o una nueva acta por aportar. Y ahí seguimos…5. Hace unos días planeaba asistir a la inauguración de la exposición de la obra de Antonio Roda en el Museo Nacional. Pero ella fue cancelada “por motivos de fuerza mayor”. Creí que algún familiar suyo estaba enfermo. Y averigüé el motivo de la suspensión del homenaje al gran pintor: el Ministerio de Cultura había considerado que, como en la invitación se hablaba de inauguración, ¡podría interpretarse que se estaba violando la ley de garantías! ¡Por Dios! En resumen, la esperanzadora ley antitrámites ha sido un fracaso… Y ello se ha debido a que falta promulgar una ley más: ¡La que derogue nuestra mentalidad santanderista y ordene la extr.adición de todos los abogados.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad