El mundo del absurdo

Mayo 27, 2012 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

Tendría que conocerse una prueba técnica absolutamente incontrovertible que comprobara, sin lugar a equivocación, que la voz de quien habla en el video encontrado en el computador de Alfonso Cano es exactamente la misma que la del ex diputado y ex secuestrado Sigifredo López, para que alguien pudiera creer que él es responsable de ese secuestro múltiple que lo mantuvo siete años en la selva, en el que él y su familia sufrieron lo indecible, y durante el cual fueron asesinados sus once compañeros secuestrados con él esa mañana del 2002 en el recinto de la Asamblea del Valle.Personas que conocen bien la voz de López, como el escritor y columnista Julio César Londoño, quien le grabó horas de conversación durante el tiempo en que recopiló la información e hizo el libro sobre su secuestro, sostienen que la voz de quien aparece en la famosa prueba reina de la Fiscalía y la de Sigifredo López, son muy diferentes. Además, Londoño ha dicho que, en sus charlas, López siempre se refirió de manera muy dura a las Farc; que él, como entrevistador, le tendió varias trampas a ver si caía en contradicciones, pero que nunca se contradijo; y que “ni el embustero más genial es capaz de inventarse una historia tan larga, con tanto detalle y tanta coherencia”. Y los investigadores de la Dijín han dicho que, aunque hay parecidos entre el ex diputado y el hombre cuyo perfil se muestra un instante en el vídeo que tiene la Fiscalía, en el cual ese personaje explica detalles de la distribución interna de la Asamblea, “no se puede determinar que sean la misma persona”.Lo que sí es un hecho incontrovertible, es que ese secuestro masivo no pudo celebrarse sin la complicidad de alguien que conociera muy bien la Asamblea por dentro. Es más, una fuente bien informada recordaba que, unas tres semanas antes del secuestro, miembros de las Fuerzas de Seguridad informaron que había indicios de que algo iba a hacerse contra el Concejo de Cali o la Asamblea Departamental y que, no obstante, el Comandante de la Policía Metropolitana de la época no había aumentado la vigilancia de la Asamblea, hecho que facilitó el secuestro.¿Por qué no se aumentó la vigilancia? ¿Por qué nunca se ha investigado esa omisión? ¿Quiénes más estuvieron involucrados en ese secuestro? ¿Quién o quiénes fueron los cómplices dentro de la Asamblea Departamental?Por el video hallado en el computador de Alfonso Cano se sabe que alguien les mostró a miembros de las Farc el plano de la sede de la Asamblea Departamental, les explicó la ubicación de las oficinas y les dio todos los detalles necesarios para la comisión del delito. Esta semana, un miembro de las Farc preso en la cárcel de Cómbita declaró ante la Fiscalía que quien hablaba en el video era J.J, antiguo comandante del Frente Urbano Manuel Cepeda Vargas, considerado en la época autor intelectual de la toma de el Asamblea, quien fue dado de baja durante un combate en el 2007.Si se comprueba esa hipótesis, se caería la prueba reina contra Sigifredo López, saldríamos del mundo del absurdo, y al Valle no se le derrumbaría el único héroe que salió con vida luego de soportar siete años de tortura.Sin embargo, aún quedaría por responderse la crucial pregunta: ¿quién fue el cómplice, dentro de la Asamblea del Valle, que facilitó semejante monstruosidad? 

VER COMENTARIOS
Columnistas