¿Desastre a la vista?

Noviembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

A dos días de estas cruciales elecciones de Estados Unidos, aún no se puede predecir quién gobernará la principal potencia del mundo: ¿será la demócrata Hillary Clinton, capaz pero cuestionada porque siendo Secretaria de Estado estableció un servidor de correo privado para tratar asuntos oficiales, y porque recibió donaciones de grandes corporaciones a la Fundación Clinton, que pudieron incidir en sus decisiones de gobierno?; ¿o será Donald Trump, un republicano multimillonario, fascista y desquiciado, que representaría un verdadero peligro para la humanidad si, como Presidente de Estados Unidos, llevara en su maletín, de una orgía a otra, las claves con las que solo él puede desatar, desde este lado del mundo, la guerra nuclear?Muchos se preguntan cómo es posible que Trump, con lo bárbaro e ignorante que es, esté tan bien posicionado: por ejemplo, según un sondeo publicado el martes por ABC / The Washington Post, él tiene 46% y Hillary 45%. Y según una encuesta aparecida el viernes en The Boston Globe, realizada en el representativo estado de New Hampshire, si bien 51.8% de la gente piensa que lo más probable es que Clinton sea la próxima presidenta, y sólo 32.8% cree que Trump lo será, la mayoría, 42.2%, dice que votará por Trump, y 41.8% sostiene que lo hará por Hillary. Sin embargo, el promedio de referencia del sitio web Real Clear Politics, le da 45,3 % de intención de voto a Clinton y 43,1% a Trump, esto es, una ventaja de 2,2%, que estaría dentro del margen de error. Muchos, como John Cassidy, reconocido periodista, se preguntan cómo es posible que Trump tenga tantos seguidores. En un reciente artículo del New Yorker titulado ‘Dos Américas: por qué Donald Trump tiene aún mucho apoyo’, Cassidy contaba que cuando su esposa supo el resultado del sondeo ABC-The Washington Post, le preguntó: “¿cómo puede Hillary Clinton estar perdiendo al enfrentarse a un megalómano inestable y acosador sexual que no paga impuestos?”Entonces, para tranquilizarla, Cassidy le respondió que la ventaja de Trump sobre Hillary era sólo de un punto, y que ella aparecía ganando en los estados claves. Sin embargo, agrega Cassidy, la pregunta merece que se medite la respuesta.Por eso, en diálogos que tuve en Boston y Nueva York, hice siempre la misma pregunta: ¿por qué cree que hay tantos que apoyan a Trump? “Porque es racista, y Estados Unidos es racista”, dijo una estudiante norteamericana. “Porque está en contra de los inmigrantes, y los norteamericanos creen que ellos les quitan los empleos, lo cual no es verdad, pues los gringos no hacen esa clase de trabajos”, afirmó una universitaria. “Porque es machista y acosa a las mujeres y eso les encanta en este país (de hecho, las encuestas dicen que si sólo votaran los hombres ganaría Trump)”, contestó otra estudiante. “Porque a muchos no les gustan las mujeres y por eso la gente no vota por Hillary”, respondió un taxista. “Porque dicen que Clinton es delincuente”, contestó otro. “Porque Trump es rico y el dinero es el principal valor de los norteamericanos,” dijo un periodista. “Porque no paga impuestos, y aquí admiran a quienes hacen esas cosas”, comentó un neurólogo. “Porque no pertenece a la clase política tradicional, y eso lo ven como su gran punto a favor.”Salvo la última respuesta, todas las demás apuntan hacia que Trump personifica una escala de valores lamentable, que ojalá no se imponga. Por el bien de Estados Unidos pero, principalmente, por el bien de la humanidad.www.patricialarasalive.com#AcuerdoYa

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad