Sueños futuristas

Abril 24, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Avanza este año 2026 con otra buena noticia: Cali tiene los primeros 600 kilómetros de ciclorrutas construidas, y ya ruedan 300 nuevas bicicletas públicas de uso gratuito por diferentes puntos de la ciudad. Y al civismo -que está grabado como una impronta en el alma de los caleños de hoy- habrá que apelar para garantizar la celebración pacífica de los hinchas de esta ciudad, a pocos días de la gran final del fútbol colombiano entre el Deportivo Cali y el América, en el recién inaugurado Estadio de los Diablos Rojos.Este acontencimiento será una prueba de fuego, de cara a los Juegos Olímpicos Cali 2028 que han sido anunciados con bombos y platillos y que han llevado a la ciudad a la creación, por ejemplo, de su primera Villa Olímpica y a las muy necesarias adecuaciones del Estadio Pascual Guerrero. Quienes se han opuesto a la creación de la Piscina Olímpica de Cali por parte de diseñadores australianos, los mismos artífices del ‘Cubo de Agua’ de Pekín 2008, deberían buscarse un mejor oficio. Recordemos -aunque sea historia patria- que fueron justamente las obras ambiciosas de los años 70, como preparación para los Juegos Panamericanos, los que trajeron a Cali una nueva era tanto arquitectónica como de civismo y amor por la ciudad. Si ese orgullo se inflama a través del deporte, bienvenido sea. Y quienes se mostraban escépticos en años pasados, cuando se propuso que Cali fuera una ciudad 24 horas, hoy tienen como mejor ejemplo de reinvención a la Avenida Sexta, la zona rosa más segura y vital de Suramérica. Pasando a otros temas, desconcierta constatar que solo 500.000 caleños asistieron, ayer, a la inauguración de la retrospectiva de Henry Matisse, que fue traída por La Tertulia en una nueva alianza con el Moma de Nueva York. No olvidemos que Cali, Capital Cultural de América, no puede ceder en su empeño por educar a los niños, sobre todo cuando en las Pruebas Saber 2026 ocupamos el puesto 2 a nivel nacional, y el primer lugar en Matemáticas y Mandarín. No nos durmamos en los laureles. Es que no solo de entretenimiento de talla mundial vive Cali. Está muy bien que Madonna, U2, Coldplay y The Rolling Stones hayan elegido los grandes escenarios de nuestra ciudad para sus giras de despedida, pero sigue pendiente la meta de superar el indicador de lectura de 10,5 libros per cápita anuales.Por otra parte, feliz se fue la delegación sueca, que vino a estudiar el caso de éxito del Hospital Universitario del Valle y el Plan Jarillón que evitó el desastre ambiental más anunciado de la historia de Cali.Hablando de medio ambiente, los cambios climáticos que afronta el planeta, con un año de verano intenso seguido por otro de lluvias extremas, demuestran que el Plan de Previsión Climática ha dado fruto: llevamos tres años sin incendios ni racionamientos de agua. Hoy Cali respira el aire más limpio de Colombia, es la ciudad más arborizada de Suramérica y no se evidencia presencia de mercurio en la zona alta del Río Cali.Nos vemos en la inauguración de la IX Feria del Libro de Cali, con la charla entre el premio Nobel holandés Cees Nooteboom y el caleño César Acevedo, ganador del Óscar. Posdata: los suscriptores ya pueden descargar la aplicación para recibir y comentar las noticias de El País a través de hologramas. Y usted, ¿qué sueña para Cali en el 2026?

VER COMENTARIOS
Columnistas