Redefinir el éxito

Agosto 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Un día se desplomó en su oficina, se golpeó la cabeza con la mesa, se cortó un ojo y se rompió el pómulo. Pensó que podría ser un tumor cerebral, algún tipo de cáncer, pero el diagnóstico la sorprendió: sueño, agotamiento extremo y estrés en niveles industriales.Este episodio fue el detonante para que Arianna Huffington, fundadora del exitoso portal The Huffington Post y elegida por Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo, entendiera el mensaje que le enviaba su cuerpo: parar. Cuenta en sus memorias, que por cierto les recomiendo (se titulan 'La Vida Plena'), que por el tiempo de su desmayo trabajaba 18 horas al día, siete días a la semana, dirigiendo una empresa altamente competitiva y pensando cómo atraer nuevos inversionistas a su portal. Al mejor estilo de los relatos cinematográficos sobre personas que un día deciden cambiar su vida, Arianna se sentó a analizar los tres pilares del mundo occidental: el dinero, el poder y el éxito. Esas, prácticamente, son las tres patas de la mesa que sostienen el sistema financiero, político y laboral, y que moldean nuestras mentes y el sistema educativo para convencernos de encaminar a nuestros hijos hacia ese mismo modelo. Para no ir muy lejos, Donald Trump encarna a la perfección esa mesa de tres patas, dinero, poder y éxito, y no creamos que la mesa de Hillary Clinton tiene patas extremadamente distintas porque en el fondo, para ser presidente de los Estados Unidos, se necesita lo mismo: salvar al sector financiero cuando lo requiera, usar las guerras externas como motor de la economía y doblegarse ante la obsesión interna por el porte de armas; ser puritano en el discurso pero combatir a un enemigo real o imaginado que mantenga vivo el miedo y garantice la reelección.Arianna Huffington propone algo más novedoso que Trump y Hillary juntos, una nueva métrica para medir el éxito: Bienestar, Sabiduría, Asombro y Compasión. Porque la fama sin estos cuatro pilares, el dinero sin estos cuatro pilares, el poder sin estos cuatro pilares sólo conduce al colapso y la enfermedad.Tiene razón en las mujeres pagamos un precio mucho más alto que el de los hombres por vivir en esta cultura occidental que se nutre principalmente del estrés, la privación del sueño y el agotamiento. Por eso comparto su propuesta de sumarnos a una tercera revolución femenina que construya un mundo mejor para hombres y mujeres, y que empieza por "liberarnos de la noción de que el único camino al éxito supone tomar la autopista Ataque del Corazón hacia la Ciudad del Estrés". Bienestar, Sabiduría, Asombro y Compasión. Cuatro pilares para tener en cuenta. Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad