¿Quién nos entiende?

Enero 18, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Es tan predecible... Surgen las mismas frases en redes sociales cada vez que ocurre un gran suceso.Si muere un músico famosísimo no tarda en aparecer el amargado: “Tanto esnobismo, lamentar la muerte de alguien que seguro ni sabían que existía”. Ocurre un atentado terrorista en otra parte del mundo y no falta la frase lapidaria: “Les duele lo que pasa en París en lugar de lamentar la crisis de los hospitales locales”.Si un filme colombiano es nominado al Óscar, en lugar de alegrarse protestan: “Tanta felicidad por una película que ni siquiera han visto y ya me los imagino viéndola solo porque unos gringos dijeron que era buena”.Si la prensa cubre la visita de un artista de talla mundial, se quejan: “Habiendo tanta corrupción y ustedes pendientes de esta frivolidad”. Si se cubre un caso aberrante de maltrato animal, la misma cosa: “Tanta alharaca por un perro, habiendo niños con hambre”. Como si no hubiera cabida para todos los intereses en un mundo tan grande y diverso.Hay otros genéticamente impedidos para asociar cualquier cosa con algo que no sea Santos y Uribe.Supuestamente las redes sociales y los foros virtuales iban a entregarnos un mundo más pensante, informado y criteriado, pero pareciera que a veces el repertorio de ideas se limita a las mismas cinco “opiniones” (o simulacros de opiniones) repetidas, recicladas, remasterizadas y reencarnadas una y otra vez de acuerdo con el muerto, el atentado, el premio, la noticia y la circunstancia.Y si por cuenta de la fama del premio Óscar más gente va a ver la película de Ciro Guerra, ¿qué hay de malo o de reprochable en eso? Todo lo contrario. ¿No es para eso que existen los premios, acaso, para visibilizar y refrendar lo bueno? Quién nos entiende.Una persona que no conocía a David Bowie me confesó esta semana que -por el ruido noticioso que causó la muerte del británico- se dio a la tarea de buscar sus canciones y leer sobre su vida y no solo se sintió extasiada por su música y fascinada por sus ideas y su estética sino que lamentó su muerte igual que los fanáticos de marras. ¿Qué hay de esnobista en eso?¿Por qué no nos deben doler París, o Siria, o Nigeria? ¿Desde cuándo se volvió pecado sentir dolor por un drama humano, por una muerte, por un atentado donde quiera que ocurra en esta tierra donde las fronteras son solo mentales?

VER COMENTARIOS
Columnistas