Palabra de Millennial

Palabra de Millennial

Septiembre 24, 2017 - 11:45 p.m. Por: Paola Guevara

Todo comenzó con un muchacho de 16 años, caleño, que se acercó al director de la Librería Nacional, Felipe Ossa, para pedir su consejo. Este joven escribió varias novelas bastante robustas en inglés, y quiere publicarlas con una editorial norteamericana.

La disciplina y la pasión de este estudiante caleño inspiraron a la Librería Nacional a crear, en alianza con Editorial Planeta, un premio de literatura para jóvenes novelistas menores de 19 años. Y aunque el premio es apetecible (cinco millones de pesos de adelanto, más la publicación de la obra y todo el acompañamiento en edición y difusión) esta era, ciertamente, una apuesta “osada” (no en vano se le ocurrió a alguien de apellido Ossa).

Bien pudieron haber recibido dos, tres o 12 manuscritos nada más, pues se exigía que las obras tuvieran más de 150 páginas. Pero, para sorpresa de todos, llegaron más de 100 manuscritos, y otros tantos se quedaron a punto pues muchos niños informaron que les faltaron 20 o 30 páginas y que el próximo año, sin falta, participarán.

Tuve la enorme felicidad de hacer parte del jurado calificador que leyó los manuscritos seleccionados y eligió al ganador de este Premio de Novela Jóvenes Talentos, junto a los escritores Jorge Franco (‘Rosario Tijeras’, ‘Paraíso Travel’) y Miguel Ángel Manrique (‘Disturbio’, ‘La mirada enferma’).

La ganadora es Elisa Estévez, de 17 años, que además resultó ser poeta e ilustradora. Pero lo que más me sorprendió es esa perspectiva privilegiada que tienen los jóvenes para narrar su infancia (que ocurrió apenas ayer), y la agudeza con la que abordan temas como la anorexia, la homofobia ejercida de padres contra hijos, la soledad, el racismo y la certeza existencial de que la vida no consiste en nacer, crecer, reproducirse, trabajar y morir.

Pero no es el único caso. Me cuenta Pilar Caicedo que el premio Andrés Caicedo esperaba cuentos de 400 jóvenes, y llegó una avalancha de 840 postulados. Por su parte, Juan Fernando Merino me explica que al Concurso de Poesía Inédita de Cali se postularon centenares de jóvenes poetas y que, de los 30 finalistas, 23 son mujeres. ¡Enhorabuena!

Signo de gran esperanza para el universo de la palabra, en un país que necesita nuevas generaciones que revisen la realidad y la reconfiguren; que con talento y sentido crítico vivifiquen los discursos anquilosados en la política y la diplomacia; y que renueven la divulgación científica, la docencia, la novela, la poesía, el ensayo, el periodismo y tantos otros terrenos de la construcción conjunta de sentido.

Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

VER COMENTARIOS
Columnistas