Elegir la imperfección

Elegir la imperfección

Agosto 29, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Los defensores del ‘No’ no son trogloditas sedientos de guerra e incapaces de perdonar, como curiosamente señalan muchos de los que se consideran a sí mismos “tolerantes y pacifistas”.La voz de los que a pesar de todo irán por el ‘No’, es necesaria, pues tienen ellos argumentos y preocupaciones legítimas que nos conviene a todos no perder de vista. Nada más sospechoso que el unanimismo.No obstante, después de permitirme comprender y sopesar argumentos de parte y parte me quedo con las palabras de Humberto De La Calle: es preferible un acuerdo imperfecto; imperfectísimo, si se quiere; plagado de sapos, como reconoce el propio presidente Santos. Porque es preferible lo imperfecto a lo imposible.Es preferible que se abra ya un estrecho, empinado y enlodado camino de salida, que esperar otros treinta años la oportunidad histórica que se nos plantea ahora y que, de llegar a darse en el futuro, sería, igualmente, imperfecta. Preferible un camino a ninguno. Preferible una ventana, que condenarse a permanecer en una prisión sin puertas; o peor aún, a condenar a otros (por omisión) a ser arrancados de sus familias y reclutados para la guerra, a perder su infancia y su inocencia, a perder su juventud, a perder su integridad sexual y reproductiva, a perder su piernas y sus brazos a causa de una mina antipersona; a perder hijos, hermanos, esposos y padres; a perder la libertad y, por supuesto, a perder la vida sin haber tenido siquiera la alternativa de vivirla.El ‘No’ ya lo conocemos de sobra. Muchos de nosotros no conocemos otra cosa pues nacimos y crecimos en esta guerra aberrante. El ‘No’ ya no tiene nada nuevo qué enseñarnos, es una pirinola cargada que siempre cae por el lado del “Todos Pierden”, y el ‘Sí’ al menos nos plantea un “Todos Ponen”. El ‘Sí’ exigirá mucho de nosotros, es cierto, nos exigirá estar –por ejemplo- más atentos, más vigilantes, más enterados, más despiertos y más determinados que nunca a salvaguardar las joyas de la democracia, empezando por las libertades de prensa y de expresión que no convendrán a muchos. Prefiero este acuerdo imperfecto, porque al menos plantea un modelo para armar y una salida a la Ley del Talión que nos dejará ciegos a todos. Votaré por el ‘Sí’, en fin, porque prefiero una ruta imperfecta antes que esta guerra perpetua.Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

VER COMENTARIOS
Columnistas