‘Colombia is the new black’

Octubre 10, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Repito: en una sola semana ganó el No en el plebiscito, la Selección Colombia ganó el partido al minuto 90, Santos ganó el Nobel de Paz. Para qué suscripción a Netflix si es más barato ser colombiano.De este carrusel emocional no se salvaron ni los Millennials, esos que no salieron a votar porque estaban de rumba, o no inscribieron la cédula a tiempo porque les dio locha, o se proclamaron “abstencionistas” en señal de rechazo a la podredumbre política, como si no hubiera que bañarse porque al fin y al cabo van a sudar, o no hubiera que tender la cama porque al fin y al cabo se van a arrugar las sábanas cada noche. Esto último les dijo una amiga docente a sus alumnos universitarios, entre los cuales hizo una pequeña encuesta que arrojó un dato demoledor: ninguno de ellos votó. Dos estudiantes no lo hicieron porque la noche anterior se fueron de rumba, uno no votó porque “no cree en los políticos” y los demás, la inmensa mayoría, no votaron porque creyeron que el Sí ganaría solo o porque -admitieron cabizbajos- sintieron que el conflicto era tan lejano que no tenía nada qué ver con ellos.Con marchas estudiantiles en favor de la paz, en varias ciudades del país, los Millennials parecían querer aplacar el clamor de su conciencia. Y en todo caso es buena noticia que hayan marchado, así muchos de ellos no hayan votado, porque puede significar el nacimiento de una nueva ciudadanía comprometida. Con lo que sea, pero más comprometida y menos importa-derriere-ista.Porque está visto que los que votamos somos los mismos de siempre, los mismos polarizados de siempre. La prueba es el mapa de distribución de los votos, ese donde pintan la periferia del país de color verde y el centro del país de color naranja. Habría que reciclarlo después de cada elección: para qué perder tiempo y energía en diseñar mapas electorales actualizados si siempre es prácticamente igual. Los verdes a lo suyo y los naranjas a lo propio. Dos países. Dos visiones contrapuestas en 'photo finish'. Que los medios hagan “copy paste” y se ahorren la coloreada del mapa. “Si uno quiere resultados distintos debe intentar cosas distintas”, dice la sabiduría oriental, y si algo va a cambiar en este país no podrá ser con los mismos de siempre. Tendrá que unirse la voz potente, las ideas, la presión y el liderazgo de ese 60 % de abstencionistas que ganan todas las jornadas electorales con su pereza, su silencio, su desidia, su apatía o sus ganas de quedarse en casa viendo ‘Game of Thrones’, 'House of Cards’ y 'Orange is the New Black', cuando el guión más delirante y urgente lo tiene, de lejos, Colombia.Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

VER COMENTARIOS
Columnistas