Anti propósitos 2016

Anti propósitos 2016

Enero 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Guevara

Este año no contaré calorías, ni compartiré la mesa con nadie que pretenda contarlas por mí. Este año no compraré ropa chica para motivarme a bajar de talla. Este año no empezaré a madrugar, ni sacrificaré horas de sueño en vano.No confundiré la amistad con las relaciones públicas, no correré de afán en afán, de compromiso en compromiso, ni gastaré tanta energía vital en agradar y cumplir las expectativas ajenas. Este año no usaré mi tiempo libre para la esclavitud autoimpuesta. No escucharé consejos no pedidos, ni mis oídos serán el bote de basura donde los necios descarguen las toxinas de su mente. No compraré bajo el argumento del miedo ni huiré de la lactosa, la sacarosa y la cafeína de la vida.No estaré disponible para el fanatismo en redes sociales, no cuenten conmigo para indignaciones 2.0, no contaré seguidores en Twitter, no me sentiré culpable por viajar, no pediré disculpas por cumplir mis sueños, no dejaré de ganar para que otros no se sientan mal por perder, no ocultaré mi luz bajo la mesa, no aceptaré el drama gratuito.No compraré odios ajenos, disfrutaré lo local sin cerrar los brazos al mundo, no caeré en la trampa de los regionalismos estrechos que empobrecen la experiencia de goce; no correré la 10 k, no terminaré de leer los libros que no me interesen para probar mi disciplina, no me extraviaré en la pantalla de un celular cuando me rodeen los viejos amigos del alma y no me saltaré el momento del postre.No confundiré justicia con igualar por lo bajo, no seré el soldado de la homogeneidad, no pagaré derechos de suelo, no me disculparé por pensar diferente y, en un gesto humanitario, compartiré el teléfono del muy brillante, sabio y experimentado doctor Carlos Climent entre quienes necesiten un psiquiatra y me confundan con uno. Este año acepto la vida como es, desafiante y móvil, mágica e implacable. No le pediré a Dios que el camino esté libre de dolor o tropiezos, pues ellos también hacen parte de la maravilla de existir. Y a los queridos y fieles lectores, con cariño, respeto y gratitud, les deseo un año grande y memorable, y que sus buenos anhelos se realicen mientras damos juntos una nueva vuelta al sol.

VER COMENTARIOS
Columnistas