Valentía para vencer golpes de cobardes

Octubre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

A Constanza López su poderoso esposo la trató de declarar interdicta, loca, mitómana. Le secuestró todos sus bienes. Se llevó los carros y luego le devolvió uno, al que en ocasiones le fallaba la cabrilla o los frenos, así, como de la nada. Constanza contó, incluso, que el señor (cómo le queda de grande esta palabra) dejó de pagar los estudios de su propia hija en el exterior por que se negó a declarar contra su madre. El autor del atropello es Alfonso Escobar Barrera, a quien este martes la Corte Suprema de Justicia le ratificó su condena por el delito de violencia intrafamiliar agravada, lo que le da seis años de prisión. Lástima que desconoció el delito de violencia económica al que evidentemente ha sido sometida Constanza por su influyente ex esposo, quien también consiguió que le concedieran detención domiciliaria. Todo esto ocurre al tiempo que el país asiste como espectador, vía redes sociales, al mediático caso del jugador de las Águilas Doradas, Hanyer Mosquera, quien en un video se observa golpeando en la cabeza y dándole patadas a su esposa, en un ascensor. Indira, la víctima, dijo también que la arrastró por el piso, que no le importó que hacía un mes hubiese dado a luz y que los golpes no son nuevos. Ayer, Hanyer grabó un video de réplica, pidiendo perdón “por este error tan grande”.Con rabia escuché apresurados comentarios que decían que la señora del futbolista la próxima semana se arreglaba con el maltratador y listo. Digo con rabia porque la indolencia hace que desde el discurso castigador revictimicemos a la víctima, sin darnos cuenta que su tragedia, lo que menos necesita es nuestra condena.Hoy, más allá de recavar en el caso del futbolista, vale la pena resaltar la valentía con que muchas mujeres decidieron quitarle la máscara a esos cobardes que sonríen en público y maltratan en privado. Como Constanza, que rompió el silencio y denunció al elegantísimo señor Escobar. Como María Isabel Covaleda, quien tras una última golpiza de su ex novio Camilo Sanclemente, mostró las heridas de su rostro y lo denunció en Caracol Noticias la semana pasada, y al ‘encantador’ ejecutivo le resultaron cinco víctimas más. Aplausos también para esas valientes que denunciaron a sus maltratadores en Cali: en los primeros nueve meses del 2016 aumentaron los casos registrados en un 40%. Y a las del resto del país, donde las denuncias van en 38.107. Aplausos a todas las que vencieron el miedo a sus verdugos, en un continente asfixiado por la violencia brutal de género, esa que comienza en casas como la de Constanza, María Isabel o Indira. Dios ayude a esas valientes a reconstruirse inspiradas en esa fuerza interna que las asiste, para seguir adelante.Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas