¿Seis meses de licencia?

Agosto 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

No nos digamos mentiras: el proyecto radicado en la Cámara de Representantes para ampliar de 14 a 24 semanas la licencia de maternidad en Colombia es una quimera. Seguramente se ahogará en la agenda legislativa o será relegado a un segundo plano y hasta quizás los gremios muevan sus fichas para que no avalen ‘tal despropósito’. Imagínense la necedad: darle más semanas a la madre para que esté junto a su bebé en casa. Seis meses de ‘vacaciones’, como le oí decir a un reconocido periodista radial, dizque en son de charla, que en últimas afectan directamente la productividad. Y para colmo, encarecen las licencias que pagan las EPS, a las que mucho aportamos.O lo que es peor: disminuiría el interés por emplear mujeres, en un país donde, según la encuesta del Dane, el índice de desocupación de los hombres entre 14 y 28 años es del 14,6 %, mientras el de las mujeres es de 20,4 %. Y por si las moscas, mejor no las contratemos porque vaya y les dé por embarazarse a los 32 o más…Además, el que la Organización Mundial de la Salud diga que la leche materna debe ser exclusiva por lo menos los primeros seis meses, es inviable en países como el nuestro, donde paradójicamente, con menos plata que otras sociedades, “a muchos nos levantaron a punta de leche de tarro y vea: no nos pasó nada”.Con el revuelo que causó la iniciativa nos quedó claro que los representantes de los gremios, como Fenalco y la Andi, no la avalan. Incluso, el de la Andi la calificó de populista, porque Colombia lo que hoy necesita es formalizar y generar empleo.Entiendo que no tenemos una economía boyante, que los costos de las licencias serían altísimos, que el dólar está carísimo, que hay que hacer una nueva reforma tributaria. Pero lo que no logro digerir es por qué esos asuntos son más prioritarios para una Nación, que la posibilidad de que sus niños tengan, por lo menos, garantizados sus primeros meses de vida con lactancia exclusiva y con los beneficios para su desarrollo, al tener al lado a su mamá.Qué oportuno sería para quienes este es un asunto menor escuchar voces de expertos como Evelio Cabrejo, lingüista, master en filosofía y sicología de la Sorbona, quien explica que el primer libro de un niño es el rostro de su madre y la voz de sus padres; que el mundo está afligido porque sus adolescentes son una especie de generación perdida y que por eso está de moda hablar de primera infancia.Pero esos no son temas urgentes. Y aquí lo urgente siempre desplaza y archiva lo importante. La idea de darle más semanas a la mamá junto a su hijo solo fue un ‘boom’ que sirvió de tema del día en los medios, así que aterricemos. Porque en este país que dice impulsar la política de cero a siempre para beneficiar la primera infancia, que aprueben una licencia de maternidad por seis meses es, definitivamente, una quimera.

VER COMENTARIOS
Columnistas