¡Qué suene La Voz!

¡Qué suene La Voz!

Octubre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

La gastada fórmula del reality (bien ido) del morbo barato, la violencia verbal y el cliché de los bonitos que triunfan no es la única forma de estar en la cima del rating. Esa es quizás la primera lección que deja en sus tres primeros días de emisión el reality La Voz, que sin duda es uno de los temas que hoy anda de boca en boca en el país.Si bien, es pronto para hacer una evaluación profunda del programa, lo que está claro es que el televidente colombiano no es tan tonto como algunos productores creen. No vamos a decir que a La Voz no le interesa explotar las historias que hay detrás de quienes se paran frente al jurado noche a noche, o que están haciendo una obra de caridad. Pero lo que sí es cierto es que el formato basado netamente en la búsqueda de talento cautiva y funciona. Y que de ñapa no tendremos que ver y oír el insulto, la burla y las frases destempladas, típicas de otros espacios.Las cifras son elocuentes: en su primera noche de emisión, La Voz marcó 17,0 de rating, siendo el programa más visto. Y en la segunda, llegó al 17,5. En este mismo espacio de opinión, cuando se dio el escandaloso enfrentamiento de Óscar y Elianis en Protagonistas de Nuestra Tele comenté que el rating llegó a 16,5 y arrasó con el hasta entonces indestronable Patrón del Mal. Eso, sin gastarse una neurona de creatividad, ingenio o talento: razones de peso para verlo una sola vez.Entonces el palpar hoy la respuesta positiva de la gente frente a un formato nuevo en nuestro país y exitoso en el resto del mundo, donde un montón de artistas se la juegan toda para lograr su sueño, resulta más que alentador y demuestra que sí respondemos a otras formas de hacer televisión. Repasando el twitter encontré comentarios como estos: “Aquí no vale el físico, ni el empaque, ni los antivalores, ni los payasos”. “Hay un jurado valioso y respetuoso del talento”. “Qué buena vibra la de los jueces”. “Me gusta, porque no ridiculiza, no minimiza, no humilla”. “El programa despierta el lado positivo de las personas”.Qué emoción. A los colombianos nos gusta ver a otros buscar sus sueños, de ello no hay duda. Pero más allá de eso, somos un pueblo musical; tenemos un corazón que vibra, que canta, que hace fuerza, que se estremece, que se apasiona… que está vivo. Ojalá no nos saturen con la repetición de la repetidera. Ojalá no nos defrauden, porque la competencia alista un arsenal típico de su genética, donde seguro habrá morbo barato. Ojalá los canales entiendan que la apuesta por el talento sí es rentable, antes que seguir rebuscando en el universo de las narco series, el culebrón rencauchado y el reality repetido. Por eso y porque me encanta la música hoy digo emocionada: ¡Qué suene La Voz!

VER COMENTARIOS
Columnistas