¿Qué pasó, sheriff?

Octubre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

No me alegra que fracase. Y creo, para ser justos, que su experimento del par vial en la Cañasgordas y la Cali-Jamundí tenía buena intención. Lo que me molesta, como ya lo dije en la columna ‘El sheriff del pueblo’ el pasado 7 de mayo, es el tonito, el estilo dictatorial, represivo y odioso (este último reconocido por él mismo) con que quiere poner orden en una ciudad, que en el caso del sur creció de manera desmesurada, mientras los gobernantes de turno se hicieron los de la vista gorda, sin medir que no había vías, ni redes de servicios para soportar tal densidad poblacional.Ahora estamos pagando las consecuencias. Y el problema no se soluciona con pañitos de agua tibia, aunque algo urgente debe hacerse (viene un nuevo ensayo: pico y placa desde las 6:00 a.m. para el sur). Pero solo con medidas estructurales como el mentado anillo perimetral, puentes a desnivel o conclusión de vías embolatadas será posible que transitar en este sector en horas pico no sea una tortura china. Ayer, tras la lluvia de críticas por el caos del tránsito en la mañana (era obvio, volvieron los colegios, después de la semana de receso) el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, dijo esta frase, muy de su peculiar estilo: “Si no hay la colaboración de ciudadanos, universidades y colegios es imposible que funcione esta medida, pueden traer al Superman que quieran”.Hace unas semanas, cuando anunció los cambios viales, el sheriff soltó esta perla: “La gente puso el grito en el cielo porque propusimos el pico y placa a las 6:00 a.m. que porque un papá o una mamá cree que es mejor padre si comparte con el hijo de 5:30 a.m. a 6:30 a.m., porque no lo puede ver ni en el día ni en la noche. Eso está totalmente pasado de moda. Trabajar 16 horas para creerse un mejor ejecutivo, también está pasado de moda”.¿Ese es el tonito con que espera que la ciudad se comprometa? ¿Juzgando al padre que lleva a su hijo al colegio, sin saber por qué lo hace o criticando al que trabaja más de ocho horas, porque él jura que lo hace por gusto?Para completar, se vino con esta otra frase: “Buscar disculpas es muy fácil. Ese cuento de que yo no entrego mi hijo (a otro conductor) porque me da miedo, eso es porque no tienen el tiempo de compartir con los hijos. Sé que soy muy odioso con estas apreciaciones, pero los caleños no pueden ser tan apáticos”.Doctor Hadad: así no se construye ciudad; así no se invita a generar conciencia. Porque si queremos que la gente se eduque, comparta el vehículo, respete las normas, rechace la piratería, comprenda el pico y placa y pague las multas, no es a punta de rejo, ni prepotencia como se logra. Ya ese tipo de liderazgo está mandado a recoger. Y desluce su buena intención y su compromiso con Cali que, al César lo que es del César, hay que reconocer.¡Vaya lío que le queda al nuevo Alcalde y a sus alfiles por resolver! (¿Angelino, Armitage o el Chontico?). Eso, la falta de agua cuando llueve y cuando no (fruto también de años de negligencia) la agonía de la salud y más... Con que no repitamos estilos inconsultos, ni tonos soberbios, mucho será lo que avancemos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad