Plegaria extra y futbolística

opinion: Plegaria extra y futbolística

Como a veces pareciera que la lógica juega en contra y que...

Plegaria extra y futbolística

Julio 03, 2014 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Como a veces pareciera que la lógica juega en contra y que para enfrentar un partido de fútbol “tenemos que prepararnos como para una guerra”, dicho por el Alcalde Guerrero, hoy quiero hacer una plegaria por Cali, ante lo que ocurra mañana en Fortaleza, Brasil. -Que por el fútbol nadie muera en Cali y en Colombia, por sobre todas las cosas. -Que el mentado Día Cívico y las medidas adoptadas en nuestra ciudad y otras ciudades –tardías para algunos, necesarias para otros e insuficientes para muchos– surtan efecto. - Que los motociclistas se queden en casa y más aún, aquellos desadaptados que arman caravanas, enloquecen, circulan a toda velocidad y asesinan o atropellan lo que encuentran a su paso.- Que no haya peleas, porque es inconcebible que la gente se vaya a puños mientras celebra, como ocurrió el sábado después de Colombia-Uruguay, cuando hubo 3.261 riñas en todo el país.- Que no ‘vandalicen’ los buses del MÍO, que no ataquen los vehículos, que no dañen los negocios, que no destrocen la ciudad.- Que se respete la Ley Seca y que entendamos que la felicidad o la tristeza extrema son pésimas amigas del licor. - Que no llegue un solo lesionado a los hospitales de la ciudad, que por un partido deben declararse en alerta amarilla y hasta la Cruz Roja hace un llamado de emergencia para donantes extra de sangre.- Que algún día, ojalá hoy mismo, entendamos todos los colombianos que el fútbol es alegría, es pasión, no muerte y dolor. Que entendamos que la vida es un valor sagrado, que no se mata en nombre de una camiseta o por los excesos de una fiesta.- Que cada uno en casa, y que sea también una política nacional, eduque para la convivencia y no para la violencia.Hoy pienso en Sandra, la mamá de Juan Camilo –el joven de 15 años al que un desadaptado mató con su moto, mientras celebraba el triunfo de Colombia– y siento una profunda tristeza: quisiera abrazarla y decirle que lo sentimos, que toda la ciudad está con ella y que nos perdone, porque a estas alturas seguimos siendo tan incivilizados.Quiero creer que los futbolistas de nuestra Selección –profesionales, serios y moderados– son capaces de influir en el país y que así como ellos entendieron que sin folclorismos podemos llegar lejos, inspiren con su ejemplo el necesario cambio de mentalidad, que requiere Colombia para enfrentar el fútbol. Si no es mucho pedir, quiero cerrar esta plegaria implorando que ese puñado de jugadores que nos han hecho llorar de felicidad, mañana jueguen el mejor partido de su vida. Y que al final de la tarde, el país les dé las gracias, celebrando en paz y recordando la primera petición de esta plegaria: “que por el fútbol nadie muera en Cali y en Colombia, por sobre todas las cosas”. Amén.

VER COMENTARIOS
Columnistas