Paraíso que se esfuma

Julio 28, 2011 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Si mal no recuerdo, en esta ciudad se habla de la renovación urbana del centro desde hace más de diez años. Y si mal no recuerdo también, esa ha sido quizás una de las principales razones de ser de la tan promocionada Emru (Empresa de Renovación Urbana del Municipio) cuestionada en varias oportunidades por responder por cosas que poco obedecen a su esencia. Por eso, resulta muy desalentador ver ahora cómo se esfuma una vez más lo que parecía ser una de las más complejas, pero bellas intervenciones a un pedazo de Cali que lo urge. Sobre todo después de haber asistido hace un par de meses a la explosión controlada de edificios en la zona y de saber que este sector, víctima del desgaste, la miseria y hasta de un atentado terrorista, se desmorona y envejece como en la más triste de las postales de esas ciudades que documentan su deterioro, condenadas a repetir su historia.Así pareciera derrumbarse Ciudad Paraíso, el nombre de ese ambicioso proyecto que plantea intervenir el centro entre las carreras 10 y 15 y las calles 12 y 17, involucrando los barrios de San Pascual, El Calvario y Sucre. Porque si no hay inversionistas que se le midan, tal como quedó evidenciado el pasado martes, muy difícil será creer que en una nueva oportunidad aparezca alguno. Seguramente dirán que es mejor esperar que llegue el nuevo gobierno, pero la verdad es que el precedente que este hecho deja es demoledor. Y más cuando se sembraron tantas ilusiones con ver cómo la que es quizás la zona más deprimida de Cali pudiera renacer, como ha ocurrido con tantas otras ciudades del mundo que se renuevan sin tanto drama, sin tanta cháchara y sí con mucho empeño. Si no se puede Ciudad Paraíso, ¿qué esperar de tantos otros proyectos de renovación urbana planeados en zonas como las antiguas bodegas del Ferrocarril? ¿Será que las exenciones ofrecidas por el gobierno local no fueron lo suficientemente atractivas? ¿Será que a los inversionistas locales les dio temor ‘meterse’ en una zona tan pero tan compleja socialmente, sin garantías de que la misma mejorara en su totalidad?Y mientras tanto ahí, el problema social queda en el aire. Y mientras tanto, se reconstruye el bunker de la Fiscalía, en medio de la nada. Qué pena por una pedazo de esta Cali que urge embellecerse y no sólo ‘maquillarse’ para los días mundialistas. El comentario sangrón: renovación del centro embolatada, avenida Bicentenario en sueños, recuperación de la zona verde de la Calle 25 que no avanza, Ecociudad Navarro, a punto de esfumarse... la lista de pendientes que deja esta administración sigue creciendo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad