Odios políticos en Facebook

Febrero 10, 2017 - 10:56 a.m. Por: Paola Gómez

-'Si gana Santos me voy del país'.-'Yo odio a Antanas Mockus'. -'Mockus, pandemonium 2012'.-'Peor es posible, falso positivo. Santos siempremiente'.-Juicio a Petro por genocidio y terrorismo'.-'Los que votaron por Santos son unos brutos'. Esta es apenas una muestra de los muchos grupos que en facebook se han creado por estos días para insultar, difamar o cultivar odios, con el pretexto de que se tiene una posición política clara. Pues bien, la cantidad de diatribas e insultos "en contra de" están a la orden del día en las redes sociales, en los correos electrónicos, en twitter, en los correos empresariales, en el messenger y en todo el mundo virtual. Aquí les van otras perlitas:-"Que se unan Petro y Mockus y se vayan a Venezuela a seguir construyendo el comunismo y la narco guerrilla eso.....SANTOS PRESIDENTE!!!" mensaje escrito en la página de Mockus".-"Razones para votar por Santos: si quieres que un día un familiar tuyo aparezca muerto como una baja de la guerrilla, vota por Santos", mensaje enviado a través de correos sociales.-"País de mierda. País de brutos. Los que votaron por Mockus son unos pendejos guerrilleros. Los que votaron por Santos son unos corruptos" mensajes escritos en twitter. Increíble. Una semana después de la primera vuelta de las elecciones en Colombia, estamos en tremenda guerra virtual. No es la primera vez que las redes sociales son utilizadas para vilipendiar o irrespetar la dignidad de alguien. Tampoco es noticia que en facebook se plagie la identidad de alguien para robar o atrapar ingenuos, ni que se use para acabar con la reputación de otro. Hemos visto cualquier cantidad de casos de modelos y presentadoras que aparecen desnudas, con cuerpos que no son los suyos o de mujeres despechadas que en venganza publican fotos o mensajes que perjudican a quien les quitó a su hombre o viceversa. Este nuevo capítulo de ofensas virtuales nos demuestra que no sabemos perder y mucho menos ganar. Porque de otra manera no se justifica que los insultos estén a la orden del día y que usemos dicha herramienta con el pretexto de defender una postura ideológica. Si bien, es de rescatar que muchos vivamos la democracia con intensidad, que sintamos dolor o alegría al saber quién regirá los destinos de nuestro país, no podemos dejarnos llevar por las pasiones extremas y que el odio o la alegría nos lleve a injuriar, calumniar o destruir al otro. Porque uno de los pilares de la democracia es precisamente el respeto por el otro, por el que piensa distinto, por el que milita en otra orilla del pensamiento. En mi caso, tengo una amiga que vive en el exterior a la que adoro y a la que conozco desde que tengo 5 años y con la cual tengo enormes diferencias políticas. Eso no ha sido razón para que nuestra relación se afecte. En el conjunto residencial donde vivo, la mayoría de mis vecinos, muchos de ellos cercanos, simpatizan con un candidato distinto al mío y no por ello me han ofendido ni yo tampoco a ellos. Confieso que muchas veces he tenido que contenerme para no caer en el grito o en las palabras groseras para descargar mi rabia por lo que considero injusto. Pero es preciso en esos momentos en los que todos debemos tomar aire, contar hasta diez y recordar que la democracia nos reconoce a todos así no comulguemos con los mismos ideales. Por eso, me sorprende la capacidad de ofender que muchos tienen a través de las redes sociales, porque quizás si estuvieran frente a frente se contendrían un poco, antes de saltar al vacío y recitar improperios. Pero las redes sociales, que todo lo pueden que todo lo soportan, son también un espacio para desahogarse, cueste lo que cueste. Hace un par de meses, luego de escribir en este blog un post titulado ‘Maradona y otros antihéroes’ recibí cualquier cantidad de insultos, por criticar el hecho de que el astro argentino hubiera insultado a la prensa, tras la clasificación de su selección diciendo: "a los que no creyeron, que la chupen". Ese día, alguien me recordó que existen tres temas que despiertan todo tipo de pasiones extremas: el fútbol, la religión y la política. Una razón que explica lo que está pasando actualmente con los electores colombianos, pero que también debe servirnos de reflexión para replantear la manera como defendemos nuestras ideas. De nada nos sirve pertenecer a esa minoría no abstencionista si no nos abstenemos de irrespetar a todos aquellos que no comparten nuestras ideologías. Ojalá que estas dos semanas que faltan para la segunda vuelta las redes sociales se llenen de argumentos serios para hacer campaña y no de palabras soeces e imágenes insultantes. Ojalá tengamos la grandeza de aceptar que perdemos y de ganar sin soberbia.Algunos enlaces que reflejan lo escrito en este post: http://www.facebook.com/group.php?gid=106897472686983&ref=search&sid=mpFRir0BEuElPENCX46Obg.3902770338..1http://www.facebook.com/pages/YO-ODIO-A-ANTANAS-MOCKUS/125149930831726?filter=1 http://www.facebook.com/group.php?gid=120988844603266&ref=sharehttp://www.facebook.com/group.php?gid=123495347685461&ref=search&sid=w8JTIY28_dEVbRQgdsW4vg.3902770338..1 http://www.facebook.com/group.php?gid=5479733795http://twitpic.com/1fwazqhttp://www.facebook.com/group.php?gid=114176738608961&ref=search&sid=LTmLG_IuNBGKZ9KqgDEZJQ.3902770338..1

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad