Los hijos son prestados

Los hijos son prestados

Diciembre 22, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Lo que produce perder a un hijo es algo que no tiene nombre, tal como de manera magistral lo describe Piedad Bonnett en el libro que narra la historia de su hijo Daniel y su partida prematura, a los 28 años. El martes en la noche, cuando abracé a Rafael Cuéllar y él intentaba entre sollozos explicar lo que sentía por la muerte de su hijo de 16 años, lo único que atiné a decirle fue eso ‘es un dolor que no tiene nombre’.La partida de Juan Daniel, el hijo de los periodistas Adriana Santacruz y Rafael Cuéllar nos ha dolido en el alma a quienes vimos la lucha de estos padres para salvar a su hijo de una leucemia que lo atacó hace 4 años y que se lo llevó este martes.Adriana y Rafael, junto a María Fernanda Portela, emprendieron decenas de cruzadas por niños con cáncer, de escasos recursos.Por su insistencia conocimos cuántos obstáculos hay en el sistema de seguridad social para que les den sus medicinas y el tratamiento adecuado, a pesar de que cada año 150 pequeños son diagnosticados con leucemia en el Valle. Por su compromiso y por el cariño que les profesa gran parte de la ciudad, la despedida a su hijo Juan Daniel fue inmensa, solidaria, llena de luz. La bandera de su colegio cubría el féretro y una foto con sus compañeros de octavo, junto a un velón blanco, recordaba su sonrisa. Hoy retomo las palabras que Adriana Santacruz compartió con Adriana Varón y conmigo en la noche del martes, donde nos recordó una frase que se quedará en la memoria: los hijos son prestados y hay que disfrutarlos cada minuto de sus vidas.“…‘Rafa’ ya tenía dos hijas, entonces se soñaba con un niño, con un cómplice. ‘Juani’ se convirtió en eso y compartieron tantos gustos juntos, el fútbol, la cocina…… En el viaje a Nueva York (a mediados de año), ‘Juani’ estaba feliz. Cuando regresamos empezó a complicarse. Estuvo solo un mes en su nuevo colegio. Y en octubre empezamos de nuevo a luchar…… En los días en que se deprimió y se preguntaba por qué le pasaba eso le ayudaron mucho los mensajes que le llegaban, entre ellos uno de Falcao… …Uno no se hace a la idea de despedir a un hijo. No mientras haya con qué aferrarse a la vida. Yo seguía orando, aunque sabíamos que era difícil. En la mañana (de martes) me levanté pidiendo al Espíritu Santo. Hablé con ‘Rafa’ y me dijo que ‘Juani’ estaba luchando y entendí que así era, como venía haciéndolo, pero cuando llegué a la Clínica ya se había ido...... Los hijos son prestados, muchachas. Hay que aprovechar cada momento con ellos. La función como padres es orientarlos, saber también cuándo nos pasamos en pedirles demasiado, sin dejar de corregirlos … ¡Disfruten a sus niños!”.Gracias Adriana y Rafael por su ejemplo y por recordarnos con él el valor de las cosas que realmente importan en la vida.Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas