La invasión de imbéciles

La invasión de imbéciles

Junio 18, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

“El drama de internet es que ha aprobado al tonto del pueblo como el portador de la verdad. Las redes sociales le dan derecho de palabra a legiones de imbéciles que antes hablaban solo en el bar después de un vino, sin dañar a la colectividad”. Las fuertes palabras del escritor y semiólogo Umberto Eco son materia de reflexión en el mundo de los medios, como un llamado a revisar qué convertimos en noticia, bajo la excusa de que hay que oír o interpretar las audiencias. Ayer en la cuenta en twitter @HangoutsPer, dedicada a reflexiones sobre los medios y su impacto, se discutió sobre un reciente caso en Ecuador, en el que una mujer que se hace llamar Mafia Chumi, de un oprimido sector de Guayaquil, subió dos videos a youtube en los que camina fumando marihuana y recitando vulgaridades. Debido a su éxito, el canal RTS la contrató como reportera del programa Vamos con Todo.Frente al caso, el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación, Cordicom Ecuador, emitió un comunicado donde expresa que el programa estaría incurriendo en un acto de discriminación, al utilizar con propósitos sensacionalistas y bajo el pretexto de darle oportunidad y rehabilitarla de las drogas, la imagen de una mujer afro, joven y soltera conocida como Mafia Chumi. “Exhortamos a los medios de comunicación a evitar la legitimación de prácticas que podrían lesionar la convivencia democrática y pacífica de las personas…”. En el debate, la abogada de Cordicom, Paulina Mogrovejo y el periodista Rubén Darío Buitrón hablaron sobre la banalización del periodismo y la espectacularización de la vida privada, sin pensar antes qué es y qué no de interés público. Cuántas tonterías importamos de las redes sociales y repetimos hasta el cansancio en radio, prensa, televisión y portales, con la excusa de que son virales. Cuánto interés por explotar personajes que buscan llamar la atención como sea porque saben que siempre habrá un medio, al cual usar como idiota útil. Si bien es cierto que el mundo virtual le abrió una ventana valiosa a la participación ciudadana, o como dicen los expertos democratizó la información, no todo lo que allí se encuentra vale la pena replicarlo. ¿Recuerdan todo lo que pasó con el joven que convirtió en tendencia el hashtag #MePrendoComoNiñoenBus, con comentarios crueles y racistas, a raíz de la muerte de 33 niños en un bus de Magdalena? O el reciente #UstedNoSabeQuiénSoyYo, protagonizado por la joven Melissa Bermúdez, que agrede a un guarda de tránsito en Medellín. Escuché, incluso, cómo algunos periodistas inferían que era zorra o bisexual, de manera despectiva, al rebuscar en sus redes sociales. Sana y oportuna reflexión a la que invita Umberto Eco, para que no convirtamos en celebridad, algún miembro de la que él define como ‘la invasión de imbéciles’.

VER COMENTARIOS
Columnistas