Guerrero, el impopular

Noviembre 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

A solo un mes y 18 días del término de su mandato, de acuerdo con la reciente encuesta de la firma Gallup Colombia, la gestión del alcalde Rodrigo Guerrero es desaprobada por el 53%. Ello, sumado a que en los dos últimos años la encuesta refleja una tendencia que supera el 50% de quienes no están a gusto con su labor. No creo que Guerrero haya sido mal Alcalde. Con el solo hecho de haberle devuelto al Municipio la autonomía financiera, el recaudo de sus impuestos --manejo que Apolinar Salcedo le había entregado a la firma Sicali, en un controvertido contrato que le costó su puesto-- Guerrero debería estar mejor posicionado. También, por el hecho de dejarle recursos para inversión a su sucesor, calculados en $460.000 millones al año. Y la imagen de Cali se ha fortalecido; en esta administración se hicieron los Juegos Mundiales, la Cumbre del Pacífico, el Mundial de Atletismo de Menores, la Parada Mundial de Pista, entre otros.Creo que su talón de Aquiles se sintetiza en una frase que ha hecho escuela en el mundillo periodístico: “al Alcalde poco se le ve”, aunque eso a Guerrero no le interesa mucho, porque él mismo ha admitido que no está buscando votos futuros. Ello, seguido del problema de movilidad, los ensayos y más ensayos en el sur; un MÍO que aún no llega a los 900.000 pasajeros diarios; un transporte pirata ‘imprescindible’ y las soluciones embolatadas. La inseguridad también le pasa cuenta de cobro. En los diez primeros meses del año se registraron 1.200 homicidios. Aunque hay una reducción del 12% y en 2014 Cali fue la ciudad que más bajó sus homicidios (442 menos que en 2013). Mientras los robos de celulares, de carros, las peleas de pandillas, las retaliaciones de bandas sigan ocurriendo en sus calles, la percepción de inseguridad seguirá alta.Para cerrar, si algo ha debilitado la imagen de Guerrero es el manejo a la crisis del agua. Lo que ha pasado en Cali es muy grave: comunas de ladera con racionamiento y cortes recurrentes en sectores residenciales cuando llueve y no llueve demuestran que esta ciudad es tan vulnerable y poco precavida…La mala hora de la salud también salpica a Guerrero, aunque el manejo del HUV es de la Gobernación y Ubéimar no es que haya hecho mucho. Guerrero ha pasado de agache, cuando esta es la ciudad a la que más le sirve el hospital.Es curioso que la imagen del caleño común diste un poco de la del empresario y el líder de opinión, que en la encuesta de Cifras y Conceptos no evalúa mal al Alcalde y lo ubica en un puesto 8 entre 17 del país.Seguro faltará mucho por revisar, pero siendo justos, hay que reconocerle a Guerrero su seriedad en el manejo de lo público y el reposicionar a la ciudad. Y criticarle, eso sí, el manejo que le ha dado a las crisis coyunturales, que en definitiva son las que lo tienen ‘rajado’ en aprobación.

VER COMENTARIOS
Columnistas