Feminicida sin castigo

Feminicida sin castigo

Diciembre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

La mató con una varilla. La golpeó tan fuerte que le causó un trauma craneoencefálico. Eso, después de haberla agredido con machete. No era la primera vez que la golpeaba. Eso lo sabe bien su familia, pero como vivían en el campo y temía por su niña de 9 años…Se llamaba Jennifer y tenía 28 años. Duró 19 días agonizando en el HUV. El lunes no pudo más. Su nombre entró a ser una estadística más de las mujeres que este año han sido asesinadas en el Valle (90), y en su caso, un ‘feminicidio’ más.Su muerte ha conmovido la fibra de la ciudad. Quizás porque hace apenas un par de días, el 25 de noviembre, estábamos conmemorando el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Ese día supimos que en Cali, 16 mujeres al día son víctimas de violencia intrafamiliar. Que en la ciudad se inician 500 investigaciones al mes por esta causa. Que de esos procesos judiciales, apenas el 30% terminan en sentencia condenatoria, porque en el 70% de los mismos, la mujer retira la denuncia. Y que para colmo, son muy pocos los fiscales destinados a atender este delito. No es una prioridad de la justicia condenar maridos golpeadores.La muerte de Jennifer a manos de un salvaje, que quizás más de una vez juró amarla, nos demuestra lo inermes que hemos sido como país, como sociedad, para evitar que un maltratador en serie acabe con una vida. O con lo poco que quedaba de ella, porque la de Jennifer es la crónica de una muerte anunciada. La muerte de Jennifer nos confirma que estos asesinos poco le temen a la justicia. Fíjense, anda suelto. Ahora se ofrecen $20 millones por quien dé pistas de su paradero. Justo este año el Congreso aprobó la Ley contra los Feminicidios que da penas hasta de 50 años para los responsables de homicidios por género o discriminación. Pero ni siquiera esto parece asustar a los maltratadores. Eso, además de que en Cali solo hay un albergue para atender a las mujeres maltratadas. Y el tema parece no estar en las prioridades de los gobernantes: hace poco, la Personería denunció que el gobierno departamental (qué sorpresa) dejó perder una partida de $463.884.000 que le asignaron para realizar programas contra la violencia, en la vigencia fiscal de 2013. Como no ejecutó los programas, tuvo que devolver el dinero al Fosyga.Cada vez que veo el comercial de la mujer que le dice a su mamá al teléfono que su esposo la ha tratado como una princesa y cuelga abruptamente cuando aparece el monstruo para ver cómo va el morado que le dejó en el ojo, siento pena por esta sociedad. Y hoy siento más pena como mujer y como caleña, al tener que ver cómo una más es despedida, porque no hubo forma alguna de evitar que su verdugo la matara con una varilla.

VER COMENTARIOS
Columnistas