El pacto V es de todos

El pacto V es de todos

Noviembre 29, 2012 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Antes que nada, hay que cambiar el chip. Hacer un trabajo de neurolingüística colectivo para sacarnos todas esas cucarachas que por años nos hemos metido en la cabeza (que el canibalismo vallecaucano, que aquí todo se lo roban, que no somos capaces de hacer nada, que la ciudad se acabó, que el Valle está rezagado…).Eso, sin caer en el cliché o en el mero canto a la bandera, creyendo que con arengas es suficiente para exorcizar las malas energías incrustadas en el alma de nuestro Valle del Cauca. Eso que quede claro: hemos tenido una racha que incluyó malos gobernantes, corrupción, líderes insensibles, empresarios ausentes y ciudadanos militando en las filas de la indiferencia. Todo ello influyó en el ánimo de una región que parecía resignada a su condena: seguir en caída libre, rumbo al precipicio y sumida en el pesimismo.Entonces ahora que la Gobernación lanzó su Pacto V o Pacto Vallecaucano y que se comprometió a que este sea una política pública -con una serie de comités trabajando en distintos frentes– tenemos una oportunidad de oro para empezar a pensar que las cosas pueden ser diferente. Y qué mejor aliciente que sea la secretaria de Cultura, Fabiola Perdomo quien esté al frente de la iniciativa. Ella, víctima de nuestra peor tragedia reciente (esposa de una de los diputados asesinados en cautiverio por las Farc) es una especie de ave fénix que trae un mensaje de esperanza, para creer que es posible. Sin duda, el Pacto es un asunto de todos. Y todos debemos comprometernos con algo. Con ser mejores ciudadanos. Con cuidar lo público. Con hablar bien del Valle. Con ser honestos. Con responder a las iniciativas de región. Yo firmo el pacto porque quiero esta región, tanto como a mi familia. Y porque creo que mucho de lo malo que nos ha ocurrido tiene que ver con la actitud, como todo en la vida.Entonces, hay que insistirles a nuestros mandatarios que este Pacto debe ser más que una tarde de concierto y de gente alzando la mano, con sus dedos en señal de V. Que hay que seguir martillando esta idea. Que hay que motivar a los cacaos para que entiendan que si el Valle está bien, hay más seguridad, hay más inversión.Ya es hora de tener otra perspectiva de ciudad y de región. Mirar a Medellín con envidia de la buena, para creer que también podemos organizar grandes espectáculos; desear que el América (así no sea americano) vuelva a la A, porque es del Valle. Trabajar de la mano todos: sociedad civil, gobierno y medios de comunicación, para que el Pacto V logre mover las entrañas de una tierra que lo tiene todo para resurgir. Eso, siempre y cuando empecemos a pensar más en positivo.

VER COMENTARIOS
Columnistas