¡Cuál Mes del Niño!

Abril 25, 2013 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

A Melani Tatiana su papá la mató a golpes. La mató por cometer el delito de no obtener las calificaciones que él esperaba. Entonces decidió darle correazos con una hebilla hasta dejarla sin aliento. Y claro, después de unas horas de lenta agonía, la niña de nueve años dejó de respirar. Este no es un cuento de espanto, es una historia real, ocurrida en el barrio Alirio Mora Beltrán de Cali, el martes en la noche. Una historia que nos tiene conmovidos e indignados, al no entender qué clase de monstruo hay detrás de este crimen. El homicida de 30 años se entregó al ver la presión de sus vecinos, que escucharon los últimos gritos de la menor. Él será juzgado por homicidio agravado. ¿Qué se puede esperar de una sociedad en la que un hombre es capaz de matar a golpes a su hija? El sábado pasado en el barrio Talanga del oriente de Cali, ocurrió un caso similar: el papá llegó borracho, discutió con la mujer y al día siguiente apareció muerta por asfixia la hija de tres meses.Ayer en la mañana los medios registraron el caso de una niña recién nacida, de 35 semanas de gestación, abandonada en un parque. Un día después de conocerse que la identidad de la mujer desmembrada en El Calvario correspondía a una menor de 17 años. Justo un par de semanas después de que la ciudad se conmoviera por el crimen de Los Alcázares, en el que un hombre mató a su hermano, a la esposa de su hermano y a una bebé de dos meses. Todas estas historias ocurrieron en abril, el que el calendario señala como el Mes del Niño. Todas estas historias hacen parte de los 50 casos de menores asesinados, que según la Personería de Cali se han registrado este año, aclarando que 20 de ellos son fruto de enfrentamientos; precisión que hago no para respaldar esos descuentos cómodos que algunos efectúan con el fin de que se vean menos muertes, sino para reflejar otro de los dramas que aniquilan nuestra niñez. Y según el registro del Icbf, en los primeros 90 días del 2013 se contaron 2.682 denuncias por maltrato a menores en el Valle.Hoy no he podido dejar de pensar en Melani, la niña ejecutada a manos de su padre, para quien muchos lectores exigieron ayer la pena de muerte, mientras algunos caleños se detuvieron a reflexionar sobre la responsabilidad de ser un verdadero padre, más allá de traer hijos al mundo. Yo, más que exigir justicia en una ciudad donde no hay fiscales para tanto expediente, quisiera poner el dedo en la llaga y pedirles a autoridades, padres y a la sociedad en pleno que pensemos bien qué estamos haciendo para evitar esta estela de homicidios de niños, que de manera dramática registramos en su mes, sin siquiera tener tiempo para tomar aliento y reponernos de tan miserable tragedia. Una oración y una rosa en la tumba de la pequeña Melani.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad