Cali: mega insegura

Marzo 24, 2011 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

“Esta ciudad está mega insegura. A mi mamá le robaron el carro ayer y es el tercer caso que conozco en una semana”. “Me pusieron un revólver en la cabeza y tuve que entregar mi blackberry. Todavía me tiemblan las piernas”. “A mi hija de 14 años y a su amigo, un taxista los recogió en Granada, dejó subir a dos tipos, les quitaron el blackberry $50.000 y los ‘tiraron’ en Colseguros”.“Yo sé que me iban a robar. Me dijeron que el cajero estaba dañado. Y yo retiré la tarjeta. Los tipos se arrimaron al teclado. Yo noté algo raro y pedí ayuda al guarda”.“Están robando a los que salen del supermercado, que queda frente al Río Cali. Los esperan y cuando salen les quitan la cartera, cuando se van a subir al carro”.Pudiera seguir y seguir enumerando historias, para ilustrar cuan insegura está nuestra ciudad. Nos están robando la tranquilidad. A los que no nos han puesto un arma en la cabeza, nos tienen con los nervios de punta, desconfiando de todo.Aún no salen las primeras estadísticas del año (habrá que esperar el consolidado del trimestre) para saber si aumentaron los robos o si es parte de la paranoia, fruto de que los robos se registren en nuestro círculo de conocidos. Pero a mí que no me vengan con eufemismos: Cali está mega insegura; las cifras de delitos no disminuyen ostensiblemente, y menos la percepción negativa de sus habitantes.Según el balance del Observatorio Social, los hurtos a personas pasaron de 6.570 a 6.499 en el último año. Valiente diferencia. Lo que sí muestra un notable aumento son los robos de carros, que pasaron de 1.609 a 2.083: Cali es la capital del robo de vehículos en Colombia.El estudio de Cali Cómo Vamos ratifica las denuncias antes citadas: de las personas que han sido víctimas de robo, el 82% fueron atracadas, el 37%, despojadas de un celular y el 26% sufrió un raponazo. Seguro que se ha hecho más de una cosa para combatir la inseguridad: campañas contra el fleteo y el reciente plan cuadrantes, que recupera el policía de cuadra. Pero no es suficiente. Porque en una ciudad donde poco se ha hecho en materia de seguridad, sin políticas que rijan el tema y con esfuerzos aislados, es muy difícil recobrar la calma. Eso, para no meternos con las muertes violentas y las vendettas de narcos que se asoman de nuevo a Cali. ¡Por Dios, que alguien se apiade de esta ciudad, que hace mucho pero mucho tiempo perdió la tranquilidad!El comentario sangrón: ¿Por qué pese a sus pocos resultados para mejorar la seguridad, el Alcalde mantiene y, al parecer, mantendrá hasta el 31 de diciembre a su Secretaria de Gobierno? Ah, perdón, se me olvidaba: ella es la cuota del PIN.

VER COMENTARIOS
Columnistas