Cali enferma

Cali enferma

Septiembre 17, 2015 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Toma Uno. Hay una foto que dice más que mil palabras. En ella hay un salón de paredes blancas y techo en mal estado, casi vacío. Al fondo, una camilla con un paciente. De resto, un vacío impensable, infinito. Si alguien quiere saber qué es la soledad solo tiene que mirar esa foto, publicada el domingo en El País, en la sala de urgencias del Hospital Universitario del Valle, HUV, la misma que por años vimos saturada, con hileras e hileras de camillas. Toma Dos: Un corredor hospitalario atestado de gente. Apenas en sus urgencias caben 22 personas y el lunes había 82. La imagen es en el Hospital San Juan de Dios, pero podría ser en cualquiera de la red de salud pública de Cali, colapsada porque el HUV no tiene insumos y hasta la empresa que hacía el aseo abandonó el barco.Toma Tres. Una ambulancia se acerca a la puerta de una clínica del norte de Cali, recoge un paciente y a su acudiente. Un enfermo menos que reubicar de los 129 que hasta ayer había en la histórica Rafael Uribe Uribe, que cerró sus urgencias, despachó a sus empleados e incluso le pide a los familiares que le lleven el desayuno, el almuerzo y hasta la droga a sus enfermos. Toma cuatro. Cinco y treinta de la tarde en la Calle Quinta. Una multitud bloquea el paso vehicular y el carril del MÍO. Son empleados, médicos, usuarios… afectados. Están ahí parados, por minutos, como lo han hecho mil veces, para recordarle a la ciudad que su principal hospital se muere. Que siguen yendo a trabajar con la esperanza de que acabe una crisis más. Pero está claro que esta no es una crisis más.Toma cinco. Ese mismo día, estudiantes de UniLibre alzan pancartas en la Tercera Norte, clamando porque no cierren la Rafael Uribe. Ayer fueron los de Univalle hasta las mismísimas puertas del Ministerio de Salud en Bogotá, a pedir por el HUV. Porque además de tener dos hospitales agonizantes hay dos universidades que se quedan sin dónde formar a sus médicos y eso también es grave... ¡Qué vivan los estudiantes!Eso está pasando en Cali. Ocurre mientras el Gobernador parece ausente, como tantas otras veces. Pasa mientras salen los detractores de siempre a caer sobre el muerto. Y mientras el Ministro insiste en que hay entidades de salud pública ejemplo en Colombia (y vuelve y cita el ejemplo del hospital de Pasto) y que de ellas deben aprender instituciones como el HUV. Es un hecho que el hospital universitario va a ser intervenido. Cuestión de días. En tanto, la Rafael Uribe tiene sus esperanzas en un nuevo operador. Dios quiera que así sea. Porque mientras hay tantas promesas electorales y gente pavoneándose con lo que hizo (qué mezquindad) hay un montón de enfermos dando el paseo de la muerte; un montón de gente con la nevera vacía y un montón de estudiantes no futuro. ¿Puede haber algo más importante que garantizar la vida de sus ciudadanos? Francamente, no lo creo. Y está claro que a otros eso poco les importa.

VER COMENTARIOS
Columnistas