¿Cali 24 horas?

Junio 30, 2016 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Que en Cali tenemos muchas cosas por resolver antes que planear una ciudad activa las 24 horas, seguramente. Que debemos solución nuestras angustias urgentes (la tasa de homicidios y otros delitos, los líos de movilidad y el drama diario del MÍO) nadie lo pone en discusión. Pero cerrar de un portazo la posibilidad de repensar la ciudad y llenarse de argumentos destructivos, de esos que aquí salen facilito del cajón, es una salida típica de ese ‘calibalismo’ propio de quienes tienen energía de sobra para desbaratar lo que otros proponen.No creo que el proponer una ‘Cali 24 horas’ sea una idea descabellada. Y sí creo, en cambio, que de blindarla con seguridad, ante todo mucha seguridad, controles de la autoridad y un programa continuo de actividades nos puede convertir, si lo proyectamos con ambición, en una ciudad con una vida nocturna irresistible, que muchos quieran venir a disfrutar.Ello conlleva, además, una ciudad que amplíe su ‘clúster’ de entretenimiento, que genere nuevos empleos, nuevos negocios, y que dinamice los ya existentes, además del crecimiento del turismo. Hay quienes desde ya visualizan la Cali 24 horas como una urbe con más espacios abiertos, con programación lúdica en el Bulevar del Río, por ejemplo; con ciclo paseos nocturnos recorriendo las vías o caminatas en las riberas del Cali; con espectáculos callejeros, con restaurantes abiertos en los seis corredores estratégicos, con ‘trasnochones’ comerciales todo el año y con establecimientos que programen orquestas en vivo (como ya lo hacen algunos) para proyectar toda esa riqueza musical que se cocina a diario en nuestra ciudad.Será necesario atender las voces calificadas que con conocimiento de causa aporten a la propuesta. Por ejemplo, el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Nelson Ramírez, en una mesa redonda realizada por El País, dijo que de llegarse a este escenario se van a requerir más policías, más capacidad logística y tecnológica para garantizar la seguridad después de las 12 de la noche. Y que ya se cuenta con un Código de Policía con qué disciplinar al ciudadano. (Recordemos también que la ampliación del horario de rumba en Cali no ha incidido en el número de muertes violentas, según los análisis de seguridad). Escuchar los conceptos de un grupo de expertos internacionales, entre ellos el alcalde de Ámsterdam, Mirik Milan, junto a otros invitados locales que participan mañana en un foro abierto sobre el tema, le dará luces a la iniciativa. Por estas razones, apostarle a una Cali 24 horas es más que posible. Siempre y cuando se tomen las medidas para que la misma no muera en el intento y se quede --como tantas otras propuestas y tantos otros intentos de esta misma propuesta-- en un titular de prensa que no se realizó jamás.Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas