Alumbrado en la 25

Noviembre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Qué jartera ser la Grinch (el ogro de la Navidad), pero la verdad no le veo mucho futuro al Alumbrado de fin de año en la Calle 25. Ya sabíamos los caleños que los alrededores del río Cali no se iluminarían este año, por el posible hundimiento de la Avenida Colombia, megaobra que a estas alturas del año está en veremos. Pero la osada y seguramente bien intencionada propuesta del Alcalde y su equipo de llevarse el epicentro de la Navidad a la 25 resulta compleja, impopular e idealista. Compleja porque esta zona desde hace muchos años es refugio de indigentes que viven en cambuches y en los viejos vagones del Ferrocarril, y con los cuales no se ha intentado en todos estos años un mínimo acercamiento para recuperarlos, o para que se trasladen a otro sitio de la ciudad. Entonces venirlos a sacar ahora de la noche a la mañana es agresivo. Eso sin contar que en el tramo de la 2 a la 15 hay expendios de droga y vándalos que merodean la zona. Digo también que es impopular porque así lo refleja el pulso ciudadano: el 62% de caleños en un lectómetro de El País muestra su desacuerdo, así como algunos líderes ciudadanos, quienes critican que no se haya hecho una consulta previa con la ciudad. Una cosa es pasear por la ribera del río Cali, rodeada de restaurantes, bares y sitios de disfrute y otra hacerlo por el corredor de la 25, donde no hay más que locales industriales, talleres, moteles y zonas desoladas... Así las cosas, habrá que ver las luces desde los carros y rapidito.La propuesta también es idealista porque un mes, que es cuando debe encenderse el alumbrado, es muy poco tiempo para transformar un espacio de ciudad que lleva años sumido en el abandono.No cabe duda que esta zona debe ser renovada, como tantas otras que tienen un potencial enorme y hoy son un monumento al abandono. Sería bellísimo tener allí un parque, recuperar los antiguos vagones, revitalizar la extensa zona verde, pero no a las carreras. ¿Por qué más bien no potenciar otras propuestas como la de iluminar cuatro puntos estratégicos en el norte, sur, oriente y oeste? ¿O iluminar un tramo de la Autopista, por donde irá el Salsódromo? ¿O la Calle Quinta, o la Avenida Sexta? ¿ O volver al río? Ojalá estemos equivocados quienes pensamos que la 25 no es el sitio, así le pongan la seguridad que sea y el plan de tráfico que sea. Porque sería una pena que el Alumbrado, una tradición sagrada para los caleños en diciembre, se suma en las tinieblas, fruto de la improvisación. El comentario sangrón: cómo me late que el Ministerio de Cultura finalmente no avalará el hundimiento de la Avenida Colombia. Y nos vamos a quedar sin la soga y sin la ternera.

VER COMENTARIOS
Columnistas