Alumbrado de pacotilla

Diciembre 15, 2011 - 12:00 a.m. Por: Paola Gómez

Feo, pobre, embarrado, saturado de ventas, sucio, dañado, inseguro. Los caleños tienen toda la razón: el alumbrado de este diciembre da pena. Más parece una feria de pueblo –hecha con las uñas y sin presupuesto– que el alumbrado de una ciudad importante como la nuestra. Y más que pena, produce indignación. Porque de lejos se nota que no previeron bien el lugar, la logística y la puesta en escena de una de las tradiciones que más se espera en Navidad. Creo que es una grosería con una ciudad a la que se le exige mucho (paguen sus impuestos, el alumbrado público, las megaobras) y en cambio de aguinaldo le dan un alumbrado de pacotilla y la pondrán a pagar por ver los desfiles del salsódromo en Feria. Lo que más me molesta es que siento que con un par de explicaciones pobres, más pobres que el mismo alumbrado (al que no se le notan los cinco mil millones de pesos que costó) la Administración pretende saldar la polémica y dejar así. Seguramente a estas alturas no pueden ordenar las figuras que cuentan una confusa historia de mitos y leyendas. Como tampoco veo qué van a hacer con los horrorosos balones plásticos que colgaron en los árboles y que en su mayoría están desinflados; balones que parecen de relleno, o si no que nos expliquen su mensaje mitológico para contarles a los niños que por estos días se aventuran junto a sus padres a embarrarse en la ruta del ‘alumbradito’, que más parece una fritanguería. Tampoco entendemos a qué genio se le ocurrió ponerlo frente a una Clínica (de los Remedios) con todo lo que ello implica: ruido, tráfico, contaminación.Imagino que están esperando que amaine el chaparrón de críticas, porque al final de cuentas Juan Pueblo lo resiste todo. Pero si tienen algo de vergüenza, deberían tomar un par de medidas de emergencia, como destinar un contingente de policías bachilleres y no sólo un par, para que ayuden a ordenar el recorrido y les recuerden a los caleños que también es su compromiso cuidar las figuras y no pararse sobre ellas. Para esto sí que hubieran servido los dichosos guardas cívicos, que según entiendo, ya no están en las calles porque se acabó el presupuesto. Qué falta de respeto con los caleños. De lejos, este es el peor de los alumbrados de que tengamos memoria reciente. Ni decir que mandaron luces para el parque de la 72w, porque allá dijeron que esos adornos también daban grima. Para lo que sí debe servir este alumbrado es de ejemplo de lo que no se debe hacer. Y para que recuerden los señores gobernantes que sus ciudadanos, a quienes se deben, merecen siquiera que su ciudad sea un orgullo y no el hazmerreir de toda Colombia. ¡ Qué pena!

VER COMENTARIOS
Columnistas