Las maniobras

opinion: Las maniobras

Boyacá es uno de los departamentos con mayor capacidad de producción agraria...

Las maniobras

Agosto 24, 2013 - 12:00 a.m. Por: Paloma Valencia Laserna

Boyacá es uno de los departamentos con mayor capacidad de producción agraria en Colombia, de gente trabajadora, campesinos competentes, mineros consagrados, hoy hay agresivas protestas a las que el gobierno les responde con el Esmad. Es triste ver a la Fuerza Pública pegándoles a los campesinos, cuando este mismo gobierno negocia la política agraria con los narcoterroristas de las Farc que no han hecho otra cosa que victimizar a los campesinos colombianos. Santos usa la fuerza con los campesinos y la negociación con los asesinos; negocia la política agraria con los victimarios del campo sin que cesen su violencia; y a los del campo no les oye sus reclamos y les hace exigencias para siquiera hablar con ellos. Mientras Tunja era embestida por batallas campales y otros departamentos estaban iniciando un paro que se anuncia largo, Santos optó por acelerar las facilidades para las Farc. O bien, el proceso iba muy rápido y el gobierno tenía que correr, o era una cortina de humo para despreciar el paro. Como fuera, Santos ignoró a los campesinos y escogió el lado de las Farc. Para colmo las Farc acaban de dejarlo solo. Santos ahora enfrentará el paro, sin el escudo de la paz; y la negociación de La Habana con la debilidad de haber desatendido al pueblo que lo eligió, para privilegiar a los terroristas. Se trata de una oportunidad única para las Farc -diestros como ninguno en la negociación- se montan en el paro, en el proceso de inconformidad social que no tiene que ver con ellos, para que la crisis de La Habana tenga una imagen de paro general en el país. Es de esperar que engrosen las protestas, pues por la presión de las Farc los campesinos que no salieron tendrán ahora que movilizarse. Las Farc arrecieran la violencia para mostrar más poder. A esto se le suma un presidente con el corazón en la reelección, que depende enteramente de ese proceso en La Habana. Los personajes están claros; el desenlace es previsible. Las Farc son las Farc. Ahora presionaran para obtener la constituyente. Lo que no obtuvieron por las armas, ahora podrían obtenerlo con una buena negociación. ¿Volver a la mesa a cambio de una constituyente? ¿Concederán la reelección a cambio de la constituyente?Tranquilizaba que el gobierno mantuviera la promesa de que tales acuerdos pasarán por refrendación popular. Sorprendió el gobierno con un anuncio de Referendo por la paz, que era solo una modificación tendiente a garantizar que haya umbral para el referendo. Se habla además de revivir el artículo transitorio 12 que permitía al Gobierno hacer una circunscripción especial de paz o nombrar un número de desmovilizados como congresistas. Se habla del referendo mezclado con elecciones de próximo año, cuando los tiempos no dan, pues no hay aún acuerdo con las Farc. Se habla de un acuerdo ya casi listo. Se habla, se habla, se habla; pero no se sabe nada. La suspensión de la mesa de diálogos en La Habana, fue otra sorpresa. De sorpresa en sorpresa se ha roto toda capacidad de predicción y con ello toda confianza. Santos tendría que pasar a la historia como una figura de amorfa ideología que se ufana de disponer de suficiente mermelada para embadurnar y degradar el limpio escenario democrático que nos legaron los Padres Fundadores. Habrá que esperar el juicio histórico que seguramente relegará a Santos a pocas líneas en sus conquistas y ejecutoria, y dedicará en cambio varias a explicar cómo quienes lo eligieron terminaron siendo sus opositores, y los contradictores de su campaña sus más fieles aliados.

VER COMENTARIOS
Columnistas