Una agenda liberal

Una agenda liberal

Marzo 08, 2014 - 12:00 a.m. Por: Óscar López Pulecio

La política son los partidos y los partidos son las ideas. Ese enunciado tiene un corolario: la democracia son las ideas expresadas a través de los partidos políticos, que compiten por el poder. Sin ideas y sin partidos la política es imposible y la democracia también. Mucha gente tiene la ilusión de que las cosas sean de otra manera. Que un Mesías o el voto en blanco anulen los partidos para que reine automáticamente el buen gobierno. Vanas ilusiones porque en el sistema democrático, el peor que se conoce como sistema de gobierno con exclusión de todos los demás, las elecciones las ganan los partidos políticos, así que es mejor exigirles que lo hagan alrededor de algunas ideas básicas.El Partido Social de Unidad Nacional, más conocido como Partido de la U, ha dado a la publicidad a través de su Centro de Pensamiento un ideario que vale la pena analizar, dado que se trata nada menos que del Partido de Gobierno y de la base de la coalición política que impulsa la reelección presidencial. El autor del documento es el senador vallecaucano Roy Barreras, que une a una intensa y controvertida actividad política, las condiciones de intelectual y escritor, poco reconocidas por sus contradictores, a pesar de los cuales ha ido construyendo en solitario un liderazgo nacional, que es único dentro de la bancada parlamentaria vallecaucana, tan provinciana. Lo que Barreras analiza son los fenómenos que se desprenden del crecimiento desmesurado del poder presidencial, con el correspondiente deterioro del poder legislativo, y las ambiciones del poder judicial y de los organismos de control.Lo que busca el ideario de la U es recuperar el equilibrio de la arquitectura constitucional y la equidad social, sobre la base de la reconstrucción de la política. Hay en ese ideario propuestas operativas de la política cuya ausencia le ha hecho mucho daño: la financiación estatal de las campañas, la abolición de la circunscripción nacional para el senado y la creación de una circunscripción uninominal regional para la cámara, la cualificación de los candidatos, el establecimiento del voto obligatorio y la abolición del voto preferente. Temas de afianzamiento del proceso de reconciliación nacional: lucha contra la pobreza extrema, cero tolerancia a la corrupción, fortalecimiento de órganos de control, Ley de Víctimas, justicia transicional, carácter no político a paramilitares y bacrim, y prioridad a la seguridad ciudadana. Y respecto del individuo, una agenda respetuosa de las libertades públicas, de los derechos de las minorías, del derecho de individuo a decidir sobre su cuerpo y su modo de vida, y contra cualquier forma de discriminación. Y como un enunciado central la protección del medio ambiente.Es una agenda para el Estado, dentro de la llamada Tercera Vía: “Tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario”. Una concepción humanista, civilizadora, que afianza los derechos humanos y los derechos de las minorías, que propicia la transparencia en la vida política y en la administración pública, el equilibrio de poderes, la integración nacional e internacional, las autonomías; sobre la base de una sociedad más equitativa, con más oportunidades y en paz. Una agenda política de centro-izquierda que refleja una raigambre liberal, cuyas ideas deberían ser el elemento unificador de la coalición de gobierno que se presenta mañana a las elecciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas