¿Qué es Dios?

Abril 23, 2011 - 12:00 a.m. Por: Óscar López Pulecio

Dios es un hombre sagrado que te guía, dice un indígena norteamericano con su bello tocado de plumas al viento; Dios es la tierra, dice un indígena australiano, cuyo grupo cultural es el más antiguo del mundo; Dios es la esencia de la naturaleza, dice un sacerdote shintoista que ora en el ambiente perfecto de su templo en Osaka; Dios es bondad, dice la Princesa de Kent desde su cuidado jardín; Dios está en el corazón y es uno solo con diferentes nombres, dicen unos niños de la India; Dios se manifiesta en las relaciones no en las cosas, nadie representa a Dios, ocupa el espacio entre nosotros, dice un Imán abrazado a un Rabino con el fondo de las murallas de Jerusalén; Dios es amor y el amor es una energía increíble, dice un sacerdote de la mística isla de Bali; Dios es un camino no un destino, dice un derviche en el trance de sus vueltas interminables; Dios es una sonrisa, dice un músico; Dios es dios, dice un niño del Tíbet; Dios es particular de cada individuo por diferentes caminos, por eso le ponen etiquetas, dice un Lama; Dios es infinita energía que se refleja en todo y así confirma su existencia, dice un sacerdote budista; desconfía del que te dice qué es Dios, dice un escéptico.Peter Rodger visitó 23 países durante tres años y medio para peguntarles a gente corriente y a sacerdotes de todas las religiones que en el mundo han sido: ¿Qué es Dios? El resultado es un fascinante documental titulado ‘99 minutos en el cielo’, del cual las anteriores citas son las más conmovedoras. Dios sale bien librado de la encuesta, aunque no siempre. Dios está politizado y se hacen guerras terribles en su nombre, dice un intelectual inglés; Dios está sobrevaluado, dice un adolescente mexicano; Dios es un concepto que se usa para controlar gente que necesita ser controlada, dice un politólogo; Dios valida el deseo de creer en algo, dice un sociólogo; Dios creó al hombre y el hombre a dios, dice alguien que no quiere comprometerse; Dios es una proyección de lo que afirma nuestros valores, no de lo que los desafía, dice un actor de cine; Es una explicación para lo que no entendemos, dice alguien muy ignorante; es un sacrilegio pronunciar su nombre, dice alguien muy respetuoso; se debe sentir a Dios, tratar de entenderlo es arrogancia, dice otro muy humilde. Son las religiones las que salen perdiendo en la prueba. La religión católica es una multinacional del dinero. El Islam ha sido secuestrado por una banda de extremistas. La Yidah es la lucha a nombre de Alá por una causa justa, pero ha llevado a la guerra. Dios no inventó las religiones y el hombre las usa para dominar a otros. El tío Baltasar, que no es particularmente creyente, pero está tocado por los días santos, dice que de todas las definiciones se queda con la de un venerable sacerdote shintoista cuando dice desde el Japón, como un susurro: el nombre de Dios se diluye en muchas voces. No hay un solo Dios, todos son iguales. No se puede probar su existencia, necesitas sentirlo en tu corazón. Dios está detrás de nosotros y cumple nuestros deseos con su poder sobrenatural, es nuestro aliado que nos guía con su presencia. Si tienes fe en Dios eventualmente tus lágrimas se secarán y sentirás su intensa presencia que te protege.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad