El túnel del tiempo colombiano

Diciembre 18, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ode Farouk Kattan

A no otra cosa que a un remedo del novelesco túnel del tiempo, de las aventuras fílmicas y tiras cómicas, en el cual en mínimo tiempo un ser humano puede ser trasladado al futuro o al pasado en segundos, equivale el esfuerzo que Colombia está haciendo para recorrer a la carrera los muchos años de atraso y subdesarrollo ahora que es claro que estamos rezagados en todos los indicadores de competitividad y eficiencia, claves para afrontar el reto no solamente de los TLC, sino también de los desarrollos normales que en todo el mundo se están dando.El Estado está pretendiendo desdeñar que Colombia, con el gobierno como gran actor, ha estado haciendo “desarrollo de decreto”, proceso que consiste en crear una mentira y creérsela uno mismo, mediante publicitadas decisiones, utilizando al Dane como emisora de ilusiones, que caen desvirtuadas por las realidades.El desarrollo de un país es un cuidadoso proceso de pasos secuenciales y consecuenciales con mediciones reales, y sobre todo, con gran decisión de cambio en la dirección correcta, libre de presiones de grupos de poder, a quienes poco importa algo distinto que su ventaja, así se traduzca en desventaja para otros, cosa que hace que unos avancen y otros se rezaguen. Y las mediciones de los que avanzan se ven demeritadas o desaparecidas por los que no avanzan, lastre para los primeros, que no entienden el perjuicio y peligro de la inequidad. Lo que no se ha hecho por muchos años, ya no se puede hacer a la carrera, porque, o queda mal hecho o no logra a plenitud los objetivos deseados.Un ejemplo histórico: cuando Rusia se le adelantó a Estados Unidos en el envío de una nave espacial a órbita, primero vacía, luego con un perro y luego con seres humanos, Von Braun, el director del programa espacial de Estados Unidos fue acosado por el gobierno para que rápidamente se equiparara con Rusia. Su respuesta fue que la carrera espacial era un proceso delicado de pasos y verificaciones, y que él no tenía la culpa de que el gobierno de Estados Unidos descuidara su desarrollo. Los representantes del gobierno le ofrecieron las cantidades de dinero que quiso para fondear los pasos necesarios, los científicos que necesitó y los materiales suficientes. Von Braun les contestó que “si bien sí se duplican o triplican los medios físicos para hacer una casa, pensando en hacerla en una fracción del tiempo requerido inicialmente, nadie había podido tener un hijo en un mes utilizando nueve mujeres encintas simultáneamente”.La prospectiva consiste en visualizar los escenarios del futuro y prepararse para ellos, utilizando los variados medios de la inteligencia y el trabajo humano, estimulados por un propósito colectivo y una meta común. Nosotros hemos estado en condiciones de visualizar los escenarios del futuro y los estamos viendo, pero no hemos tenido los medios para lograrlos debido al tozudo dirigismo del gobierno nacional en su forma de encerrar en planes de desarrollo lo que otros países han logrado por medio de la espontaneidad de sus sectores productivos, debidamente financiados.No hemos entendido que la planificación se debe hacer antes de que ocurran los desordenamientos, precisamente para evitarlos. Si ocurren, ya la planificación no tiene efectos curativos. Todos los países que nos han ganado en desarrollo y que hoy están delante de nosotros en indicadores y son objeto de nuestra envidia, lo han hecho mediante la aceptación de la lógica como brújula, que nuestros sucesivos gobiernos han desdeñado a favor de la demagogia facilista, en la cual, tristemente, nuestro pueblo ha caído, escenario ideal para el falso túnel del tiempo.

VER COMENTARIOS
Columnistas