El quinto jinete

El quinto jinete

Enero 04, 2014 - 12:00 a.m. Por: Ode Farouk Kattan

Mucha preocupación han causado las profecías de San Juan Evangelista pronosticando la llegada, sin decir cuándo ni cómo ni a dónde, de cuatro jinetes, descritos en el Apocalipsis, cuales son la muerte, que se asocia con la peste, cabalgando un caballo bayo, el hambre, en uno negro, y la guerra, haciéndolo en uno rojo, con la esperanza de la victoria del bien sobre el mal llegando en uno blanco.Pierden su tiempo quienes se preocupan por la próxima llegada de los primeros jinetes, pues hace rato han llegado, a diferentes partes del mundo y en varias ocasiones, (pues vienen, hacen el daño, se van, pero vuelven) como se puede leer en los relatos históricos y ahora, gracias a la filmación y la televisión, ver en películas y noticieros. Y esos jinetes no solamente han llegado en terribles figuras y formas como lo evidencian sangrientas batallas con mucha destrucción y mortandad bélica y post bélica sino también en formas no bélicas como sufrimientos causados por dictaduras y regímenes opresores, como también en la forma de pérdidas de oportunidades de modo de vida causados por decisiones de los poderosos que afectan a poblaciones por años, ocasionando desesperación y conduciendo a explosiones volcánicas poblacionales.Entra aquí la figura del quinto jinete que San Juan Evangelista no identificó: la insensatez humana, causante de las varias formas solapadas y abiertas de sufrimiento, que llaman a los tres primeros jinetes; y que hoy se ven, quizá en demasía, desestabilizando al mundo.No otra cosa que insensatez son las situaciones que por años se han entronizado en las sociedades del mundo hasta que hacen explosión volcánica. La Revolución Francesa se gestó por y bajo la insensatez de los Luises. La Rusa por y bajo la insensatez de los Zares. Ni hablar de la Primera Guerra Mundial (lucha entre poderes) y su secuela, la Segunda, y de la tercera, en la cual estamos sin darnos cuenta por su amorfidad. Así llegaron los tres primeros jinetes del Apocalipsis (hambre, guerra y muerte) llamados por el quinto, que es su gestor.El desempleo de millones de europeos hoy en España, Portugal, Grecia, Italia, etc., es fruto de la insensatez de una dictadura económica social en países disímiles, adornada, como ya la hipocresía no puede ocultar, por corrupción financiera, y el imperio del ‘ventajismo’ sobre la equidad. Las revoluciones de América Latina, algunas estalladas, otras estallando y otras por estallar, son producto de la insensatez de políticas económicas equivocadas ó manipuladas que desdeñan la capacidad de reacción poblacional que posiblemente fue el fundamento imaginativo de San Juan Evangelista cuando creó la figura de los tres primeros jinetes, y puso sus esperanzas en el cuarto, la victoria del bien sobre el mal, ese todavía por verse.Esperemos confiados en que el cuarto jinete, el del caballo blanco, la victoria del bien sobre el mal, signifique el imperio de la sensatez en las actitudes y decisiones de la dirigencia mundial sobre la estupidez que a cada rato llama a los tres primeros: la muerte, el hambre y la guerra.

VER COMENTARIOS
Columnistas