Casus belli

Abril 20, 2015 - 12:00 a.m. Por: Ode Farouk Kattan

Esta expresión, del latín, significa un acontecimiento, intencional o fortuito, que conduce a una guerra (causa de guerra).De ella se desprende que cuando hay una guerra es porque hubo una causa para que ocurriera, y que si quienes están envueltos en ella, no pudiendo ganarla o por sus efectos, quieren ponerle fin, deben buscar en la identificación y corrección de las causas, so pena de que continúe o se reviva.En los noticieros se hace cada vez más evidente que el mundo se está llenando de guerras, contagiándose y entrelazándose. Y también, que muy poco se hace para evitarlas. Y que la respuesta más pronta a retos coyunturales es más guerra, (pues todos quieren tener la razón e imponer su criterio y por la fuerza) en un ‘crescendo’ que puede llegar a consecuencias inusitadas.En el caso específico de Ucrania, el ejemplo clásico vigente de un deterioro rápido de una situación, en el cual se ha cumplido la secuencia de conflicto de intereses, exacerbación de los ánimos, insultos y agresiones con víctimas, llegando a la guerra física, está plasmada la esencia del ‘casus belli’. Hace un año largo difícilmente se oía de Ucrania. Hoy estamos a un paso de que se convierta en foco de una guerra hasta nuclear, si se llega a cruzar la línea roja que aterrorizó al mundo durante la guerra fría de “hazle al otro lo que crees que él te va a hacer a ti, pero hazlo primero”. Aún hoy, cuando el mundo mira nervioso los acontecimientos, las provocaciones y contraprovocaciones, como las sanciones económicas que están teniendo un alto costo para los contendores en términos de atraso social.Esto no hace sino poner en tela de juicio la solidez de mecanismos internacionales de prevención de conflictos. Después de la Primera Guerra Mundial se creó la Liga las Naciones, como foro de manejo de potenciales ‘casus bellis’ para prevenir las guerras. Pero los ventajismos de los vencedores y la intensidad de los resentimientos avasallaron la capacidad de la Liga para prevenir su continuación, ampliada y más exacerbada, en la Segunda Guerra Mundial.Después de ésta se creó la Organización de las Naciones Unidas, ONU, para el mismo fin, que ha tenido una participación un campo de acción más amplios en materias como legislación y justicia internacional y manejo de situaciones humanitarias, que le han concedido un papel protagónico. Pero no ha podido ni detener ni resolver ninguna guerra, entre ellas algunas provocadas por la incapacidad de imponer sus propias decisiones, como en el Medio Oriente.La esencia del problema es el mal uso del poder en el mundo. Como alguien dijo: si dos naciones pequeñas pelean, la ONU interviene y se acaba la pelea. Si una pequeña y una grande pelean, la ONU interviene y se acaba la pequeña. Si dos grandes poderes pelean y la ONU interviene, se acaba la ONU. Y esto se evidencia cuando el Secretario General y el Consejo de Seguridad gritan pero nadie les hace caso.

VER COMENTARIOS
Columnistas