Mónica y Alicia

Octubre 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Muni Jensen

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se celebrarán en menos de 40 días. A los candidatos Donald Trump y Hillary Clinton los separan en las encuestas menos de tres puntos. El mínimo margen de la Clinton se debe únicamente a su destacable papel en el primer debate presidencial, en el cual la exsecretaria de Estado marcó su superioridad al aparecer sobria, reposada y preparada, frente a un rival exasperado, impaciente, y sin fondo. Sin duda Trump salió derrotado de este primer encuentro. Pero nada está escrito, pues los votantes indecisos podrían definir la elección si la falta de entusiasmo entre los seguidores de Clinton se traduce en abstención. Faltan dos debates más, y Trump alista sus armas más bajas. Sabe que si Hillary no logra convencer a los afroamericanos, a los jóvenes, y especialmente a las mujeres de salir a votar el 8 de noviembre, podría ser él el próximo presidente.Son precisamente las mujeres las que se han convertido en el eje central de la campaña en esta recta final. Hoy, dos señoras cercanas a los 40 años, que hace veinte fueron fugazmente famosas, resucitan para marcar el paso de la campaña y posiblemente alterar su rumbo. Se trata de un formidable dúo: Monica Lewinsky y Alicia Machado.Alicia Machado, ex Miss Universo venezolana, ha acusado muy públicamente de maltrato a Donald Trump, dueño de la franquicia del reinado. Asegura que bajo Trump sufrió burla y humillación por haber subido de peso durante el año de su reinado, se incumplieron los términos de su contrato, y sufrió maltrato emocional. Machado cuenta que cuando era una jovencita de solo 19 años, el republicano la llamaba ‘Miss Piggy’, y ‘Miss Housekeeping’ (señorita camarera), y se burlaba de ella ante los periodistas, a quienes invitaba a filmarla mientras hacía gimnasia. La venezolana, hoy con 39 años, ciudadana americana y fiel seguidora de Hillary, es hoy el arma más poderosa de los demócratas, pues personifica la víctima perfecta del machismo al estilo Trump: es mujer, pasada de kilos e hispana. Y su testimonio, difundido en inglés y español en decenas de entrevistas, ha tenido eco.En la orilla demócrata reaparece la sombra de Monica Lewinsky para complicarle el camino a Hillary. Lewinsky, practicante de la Casa Blanca y amante del entonces presidente Bill Clinton, casi le cuesta el puesto a su jefe. Las revelaciones íntimas de su relación, y las evasivas del presidente al ser acusado de esta relación, fueron motivo de un juicio político en su contra. La noticia de este ‘affair’, que ocurrió cuando el Clinton tenía 49 años y Lewinsky 22, le dio la vuelta al mundo y reforzó la imagen del líder del mundo occidental como un mujeriego incontrolable. El problema para Hillary hoy es que la campaña de Trump intenta revivir el caso, no para humillar a Bill, sino para pintar a Hillary, quien se mantuvo al lado de su marido y atacó ferozmente a Monica, como una mujer calculadora, obsesionada con el poder, y capaz de acabar con una jovencita para mantener el curso de sus ambiciones. Y esa Hillary despiadada, ambiciosa y sin corazón no convence a los votantes.Donald Trump ya ha amenazado con hablar públicamente de las indiscreciones amorosas de Bill Clinton, y convertir lo que para muchos es un asunto privado en un tema electoral. Le podría convenir a Trump este juego sucio, pues al sacar el pasado de la familia Clinton a relucir, opaca las críticas que el propio Trump recibe por sus insultos a las minorías, su falta de conocimiento de los temas de fondo, y por su admitida evasión de impuestos. Para Trump, quien en el fondo es una estrella de ‘reality’, la clave está en distraer la atención, desacreditar moralmente a su rival, y cambiar el tema de conversación.Esta campaña electoral ha roto todas las reglas de la estrategia política, y desafiado la lógica y el sentido común. Aun así, resulta curioso que dos mujeres que hasta esta semana estaban medio pasadas de moda, y que han buscado por décadas revivir sus carreras tras sufrir de jóvenes unos tropiezos muy públicos, hoy puedan cambiar la historia. ¿Será que controvertidas Mónica y Alicia tienen en sus manos la elección del próximo presidente de Estados Unidos?Sigue en Twitter @Muni_Jensen

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad