Cuatro elecciones

Cuatro elecciones

Septiembre 15, 2017 - 11:40 p.m. Por: Muni Jensen

En los próximos meses se celebrarán elecciones en cuatro grandes economías de América Latina. ¿Será este ciclo electoral un medidor del péndulo ideológico del Continente, o se convertirá en evidencia de un nuevo movimiento general en el que el populismo se enfrentará definitivamente a la política tradicional?

En Chile se celebrarán elecciones el 19 de noviembre, con una eventual segunda vuelta el 17 de diciembre. El favorito hoy es el expresidente de derecha Sebastián Piñera (2010-2014), quien domina holgadamente las encuestas. El oficialista Alejandro Guiller y la candidata de izquierda Beatriz Sánchez, no alcanzan el 20%. El fracaso de las reformas de Michelle Bachelet, cuyo equipo económico acaba de tirar la toalla en medio de una economía que no crece, enfrentado a un sector privado pesimista, muestra el fracaso de su proyecto socialista. Todo apunta a que el país de Pinochet girará nuevamente a la derecha con el multimillonario Piñera en el timón.

En las presidenciales del 27 de mayo del 2018 en Colombia, entre el ruido del proceso de paz, el reto de la reconstrucción de la confianza, las formas de enfrentar la corrupción, y la inminente crisis económica, no está tan claro el panorama. Mientras Wall Street y el Congreso Americano miran con preocupación, las Farc se vuelve partido y la izquierda fortalece su posición. La baraja de candidatos es interminable, pero en las últimas encuestas los colombianos, dizque hartos de los políticos tradicionales, se decantan por los caciques de izquierda y centro. La lista de independientes es larga también, Hay buenos candidatos, otros peligrosos en ambos lados del espectro. Entre ese coctel se destaca el exministro y exembajador Juan Carlos Pinzón, quien intenta levantar la mirada al horizonte con un mensaje refrescante de orden y modernidad. Pero faltan nueve meses que, en Colombia, siempre son una eternidad.

En México, con elecciones el 1 de julio próximo, en la agenda está la guerra contra Trump, el muro y el Nafta, la corrupción y la violencia. Entre este terremoto tan real como político, renace el populismo de izquierda, encarnado en Andrés Manuel López Obrador, el eterno candidato. Amlo encabeza con diferencia las encuestas, muy por encima de la candidata de derecha Margarita Zavala y del sucesor del desprestigiado PRI, Miguel Ángel Osorio Chong. Se disputan el mando de la segunda mayor economía de América Latina los pesos pesados tradicionales, con los mismos discursos y propuestas trasnochadas.

En Brasil se vota el 18 de octubre del 2018, si llega a aguantar en el poder el investigado presidente Michel Temer. A veces parece que todos los candidatos, políticos y expresidentes del país van a terminar en la cárcel, en medio de la mayor investigación anticorrupción de los últimos tiempos. Un año después de la salida por juicio político de la presidenta Dilma Roussef, Temer sigue en el poder, intentando apaciguar las bolsas e impulsar en un congreso también cuestionado, un doloroso paquete de austeridad. Mientras tanto, se juega la suerte del expresidente Lula da Silva, enfrentado a los jueces por presuntamente recibir sobornos. ¿Será candidato, o preso cuando voten los brasileños? Nadie sabe.

¿El panorama? Chile, a la derecha. Colombia, cualquiera sabe. México, a la izquierda y Brasil tambaleante. La foto de un Continente en constante ebullición. Presidentes en ejercicio con popularidad en el suelo. Casos de corrupción que traspasan fronteras. Bajos precios de materias primas. Crisis de partidos. Regreso de viejos caciques. Economías estancadas. Desigualdad. No aparece aun la fórmula para contener el escepticismo. Ni modelo para cauterizar con resultados la insatisfacción.

Sigue en Twitter @Muni_Jensen

VER COMENTARIOS
Columnistas