Visita real

Noviembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Parte de lo que hace que una sociedad no funcione bien es que tenemos los valores invertidos. A unos señores o señoras sentados en unos tronos de oro (que seguramente fue sacado de sus múltiples invasiones), que viven en unos palacios con tantas habitaciones que seguramente algunas nunca en la vida son usadas, los adoramos como si fueran dioses y no simples mortales como usted y yo. Muchas de esa grandes riquezas amasadas por siglos de estas ‘familias reales’ son fruto del robo a pueblos en continentes donde llegaron saqueando y matando millones en nombre de sus coronas. Ahora que está tan de moda la palabra reparación, ¿no será que estos reyes y príncipes europeos también deberían repartir una parte de sus fortunas inoficiosas entre los pueblos del África y de Latinoamérica donde por su ambición dejaron una pobreza real?Me gustaría mucho ver al ‘príncipe’ Carlos visitando los pueblos indígenas de la Sierra Nevada o del Cauca, pidiéndoles perdón por todo el sufrimiento que los anglosajones causaron, preguntándoles cuáles son sus necesidades e invirtiendo y ayudando a sus causas, en vez de estar en la capital rodeado de la ‘gente distinguidísima del Country Club’. Ya es hora de que hagamos conciencia que las sociedades monárquicas están mandadas a recoger y deberíamos reemplazarlas por sociedades más justas donde los valores de las personas se den debido a sus méritos y no a sus apellidos. Nadie está por encima de otro por la cantidad de plata que tenga acumulada en su banco. Todos nos merecemos el mismo respeto y no deberíamos hacerle la venia a nadie que viene del exterior en flamantes aviones privados con su séquito de ‘esclavos’. Cómo así que ellos escogen a quién darle la mano como si las nuestras estuvieran manchadas de sangre, como la de sus reinos que se hicieron a base de maltratar pueblos más indefensos.Es hora de construir una sociedad mundial basada en una mejor tolerancia, una mejor educación, donde se respeten las diferencias culturales y étnicas, no más guerras, no más reyes ni Jeques, más presidentes como José Mujica que prefiere seguir viviendo en su ‘chacra’ que en el palacio presidencial del Uruguay. Necesitamos más Gandhis y Mandelas, necesitamos más empresarios con muchísima más conciencia social, necesitamos más reparación y restituciones ‘reales’, necesitamos que los señores de las Farc también hablen el lenguaje de la reparación y dejen de actuar como esos que tanto critican.Quisiera que me dejaran ir a donde Carlos y Camila para romper el protocolo chimbo y saludarlos con un abrazo afectuoso de parte de nuestros pueblos y que pudiéramos tomarnos un ‘uiskei’ o un café en la esquina y habláramos de toda la problemática ‘Real’.P.D. Se le abona su interés por el medio ambiente, ojalá sea real.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad