Viraje al timonel

Viraje al timonel

Marzo 26, 2011 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

¿Qué pasó con el capitán? ¿Por qué vamos sin rumbo? ¿Por qué estamos tan cerca de estrellarnos? Sí señores, la Tierra parece un barco a la deriva que cada día se acerca más a un caos inimaginable, por culpa de nuestra incontrolable avaricia y la sevicia corrupta de nuestros dirigentes. ¿Será que el fin está cerca y no hay ‘poder humano’ que le dé un viraje al timonel? ¿Por qué no cambiamos nuestras costumbres de una vez por todas y le damos un respiro a nuestro rumbo? ¿Necesitamos más advertencias para ver que vamos ‘mar adentro’ hacia el camino equivocado?Mientras nuestras prioridades estén invertidas, la cosa está peliaguda. ¿Cómo es posible que sigamos apostándole para “rescatar nuestra economía” a proyectos de minería y les abramos las puertas de nuestro país a compañías extranjeras que vienen a destruir nuestros recursos naturales? Señores y señoras, el futuro de la vida en el Planeta, o por lo menos como la conocemos hoy en día, es bien incierto, si no miren las noticias: terremotos y tsunamis más devastadores; inundaciones cada vez más monstruosas, mientras nuestros líderes juegan a la guerra con sus misiles y barcos en el Medio Oriente, todo por el petróleo y su poder nefasto. ¿Hasta cuándo seguiremos con los ojos vendados camino al ‘hoyo’ sin que viremos hacia soluciones de verdad y no con pañitos de agua tibia? ¿Por qué tanta gente quiere enriquecerse a la carrera sin importar a quién se lleve por delante, abriendo más la brecha entre la riqueza y la pobreza? Lo peor de todo es que nuestro sistema educativo, lo que les enseñamos a nuestros hijos, está basado en la capacidad de poder acumular riquezas materiales, ‘oro’, por encima de principios de solidaridad y generosidad. Si no oigan lo que dicen las letras de la canciones que oyen nuestros jóvenes y miren las novelas y películas que ven en la tele. La sobrepoblación está llegando al límite de la catástrofe. En pocos años llegaremos a ser tantos que las posibilidades de alimento y agua van a estar bien berracas, pero no se hace nada para frenar eso, no se invierte en políticas educativas y de concientización que muestren la dimensión del problema. Estamos ocupados en otras cosas y se nos ha olvidado lo que de verdad es importante y cómo mantener el frágil balance de la vida en este bello planeta llamado Tierra.Para la gente que trabaja por un mejor sistema, que ofrece su vida por hacerle más fácil la cosa a otros, va mi admiración. Bien por la hermana Alva Estella y toda su generosidad y su compromiso por las gentes de Aguablanca; que el Planeta se llene de muchas ‘Alvas Estrellas’. Muchas personas están haciendo el bien y la esperanza es que cada día se multipliquen más y así le demos un viraje positivo al timonel.¡Haremos de Cali, la ciudad de ríos transparentes!

VER COMENTARIOS
Columnistas